Mercados

La economía estadounidense se ralentizó

La economía estadounidense se ha ralentizado significativamente con respecto al rápido ritmo del año pasado, refirió Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed).

El PIB real aumentó a un ritmo de 2.6% el pasado trimestre, pero no ha variado en lo que va de año.

Después de crecer 2.3% en 2019, la economía estadounidense cayó 3.2% en 2020 y luego creció 5.7% en 2021.

Así, tras una fuerte recuperación del crecimiento en 2021, que devolvió el PIB de Estados Unidos a su nivel anterior a la pandemia de Covid-19, se espera que la actividad económica siga apoyándose en el consumo de los hogares (68% del PIB).

Powell dijo este miércoles que los indicadores recientes apuntan a un modesto crecimiento del gasto y la producción en el trimestre en curso.

El crecimiento del gasto de los consumidores se ha ralentizado con respecto al rápido ritmo del año pasado, en parte como reflejo de la disminución de la renta real disponible y del endurecimiento de las condiciones financieras.

Mientras tanto, la actividad en el sector de la vivienda se ha debilitado significativamente, en gran parte debido a la subida de los tipos hipotecarios.

También el aumento de los tipos de interés y la ralentización del crecimiento de la producción parecen pesar sobre la inversión fija de las empresas.

A pesar de la ralentización del crecimiento, añadió Powell, el mercado de trabajo sigue siendo muy ajustado, con la tasa de desempleo en el nivel más bajo de los últimos 50 años, las ofertas de empleo siguen siendo muy elevadas y el crecimiento salarial es alto.

Economía estadounidense

Los aumentos de empleo han sido robustos, con una media de 289.000 puestos de trabajo al mes en agosto y septiembre.

Powell expuso que aunque las vacantes de empleo se han movido por debajo de sus máximos y el ritmo de aumento de los puestos de trabajo se ha ralentizado con respecto a principios de año, el mercado laboral sigue estando desequilibrado, con una demanda que supera sustancialmente la oferta de trabajadores disponibles.

La tasa de participación de la población activa apenas ha variado desde principios de año.

A su vez, la inflación sigue estando muy por encima de nuestro objetivo a largo plazo del 2 por ciento.

En los 12 meses que terminaron en septiembre, los precios del Gasto en Consumo Personal (PCE, por su sigla en inglés) total aumentaron 6.2%; excluyendo las volátiles categorías de alimentos y energía, los precios del PCE básico subieron 5,1 por ciento.

Y los últimos datos de inflación han vuelto a ser superiores a los previstos.

“Las presiones sobre los precios siguen siendo evidentes en una amplia gama de bienes y servicios. La guerra de Rusia contra Ucrania ha disparado los precios de la energía y los alimentos y ha creado una presión adicional al alza de la inflación”, dijo Powell.

A pesar de la elevada inflación, las expectativas de inflación a largo plazo parecen estar bien ancladas, como se refleja en una amplia gama de encuestas de hogares, empresas y pronósticos, así como en las mediciones de los mercados financieros.

Sin embargo, esto no es motivo de complacencia; cuanto más tiempo se prolongue la actual racha de alta inflación, mayor será la posibilidad de que las expectativas de una mayor inflación se afiancen.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba