Jets Privados Jets Privados Toluca
MercadosSin categorizar

La Costeña compra Marian (galletas) y Nipon (cacahuates)

La empresa mexicana La Costeña adquirió Galletas Marian y los cacahuates Nipon.

Marián ofrece una gran variedad de galletas gourmet tipo europeo con una amplia gama de fórmulas caseras y presentaciones.

Elabora galletas con algunos ingredientes importados desde Estados Unidos, como chocolate, cocoa y ciertos sabores.

También desde Alemania importa esencia y mantequilla-vainilla, y desde Brasil, la esencia y mantequilla-vainilla que usa únicamente en Bocetto, una de sus galletas.

Actualmente Marián es líder en el mercado mexicano dentro de la categoría de galletas finas.

La empresa analiza si mantiene la producción de las galletas Marian en su planta de Vallejo, si construye una nueva fábrica o si las hace en alguna de las instalaciones que opera en el Estado de México, Sinaloa o San Luis Potosí.

Por su parte, entre 1950 y 1975, los clientes de Nipón fueron mayoristas de La Merced y la Central de Abastos. Ello permitió que el negocio pasara de ser un taller a una empresa registrada en 1975 y una marca para el cacahuate en 1977, pero el producto y el proceso para elaborarlo nunca se patentaron.

Luego la conversión de Nipón se dio de la mano de Armando Nakatani, quien tomó el taller en 1971 y, tras su fallecimiento, dejó la tarea de renovar y crecer la compañía a su hija, Claudia Chieko Nakatani.

Actualmente se están colocando líneas de producción para integrar la producción de los cacahuates Nipón en la planta de Tizayuca, donde también se producen las botanas Totis.

La Costeña, sus orígenes

El nacimiento de Conservas La Costeña, se remonta a 1923, cuando Vicente López Resines adquirió una tienda de abarrotes llamada La Costeña, en donde inició la elaboración de chiles serranos y largos en vinagre, que vendía en botes alcoholeros de 20 Kg.

En 1937 tuvo la iniciativa de fabricar manualmente sus propios botes y en 1948 fundó una nueva planta productora en la Ciudad de México. En esta época dejó de vender aceite de oliva e introdujo las latas de chipotles.

En el año de 1951 instaló la primera línea automática para la fabricación de botes de 3 Kg., y para 1955 los de 105 gr. En 1971 La Costeña se mudó a Tulpetlac, Estado de México, en donde operó una planta de 180,000 metros cuadrados.

Posteriormente, La Costeña inauguró, en 1990, una planta de envasado en Sinaloa. En 1994 abrió una planta más en San  Luis Potosí. Finalmente en 1995 instaló una línea de fabricación para latas con tapa “abre-fácil”, que utilizó para los frijoles.

Etiquetas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: