Mercados

La actividad económica mundial se debilita

La actividad económica mundial se debilitó durante el segundo trimestre de 2022, informó el Banco de México (Banxico) en su informe trimestral difundido este miércoles.

Principalmente, la atonía de la actividad económica mundial se debe a la continuación de los efectos económicos derivados del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania; a la desaceleración de la economía de China, en gran parte ante la implementación de medidas para contener el rebrote de contagios de Covid-19; y al apretamiento de las condiciones de financiamiento globales debido a un retiro más acelerado del estímulo monetario ante los altos niveles de inflación. Indicadores oportunos apuntan a que este debilitamiento se extendería a principios del tercer trimestre.

En consecuencia, las perspectivas de crecimiento mundial para 2022 y 2023 se han seguido revisando a la baja.

Por un lado, la inflación global continuó registrando incrementos tanto en economías avanzadas como emergentes, alcanzando nuevamente, en algunos casos, niveles máximos en varias décadas y ubicándose, en la mayoría de los casos por un periodo prolongado, por encima de los objetivos de sus respectivos bancos centrales.

La inflación ha sido impulsada por un aumento más generalizado de los precios, en adición a las presiones en los rubros de los alimentos y los energéticos, en un entorno en el que continúan los desequilibrios entre la demanda y la oferta en diversos mercados.

Actividad económica mundial

En este contexto, añadió Banxico, un amplio número de bancos centrales continuó incrementando sus tasas de referencia, en algunos casos a un ritmo más rápido de lo anticipado.

Los mercados financieros siguieron registrando episodios de volatilidad y aversión al riesgo, así como condiciones de elevado apretamiento, en un entorno en el que se observó un importante fortalecimiento del dólar respecto de un gran número de divisas de economías avanzadas y emergentes y un aumento en las tasas de rendimiento durante gran parte del periodo, si bien en algunos casos dicha tendencia se ha revertido parcialmente.

Por otro lado, los índices de gerentes de compras (PMI) del sector manufacturero y de servicios apuntan a un debilitamiento en el tercer trimestre.

Esa tendencia refleja factores que han afectado tanto a la demanda, por las elevadas presiones inflacionarias y la menor confianza de los consumidores, como a la oferta, por las persistentes disrupciones en las cadenas de suministro y los mayores costos de producción.

Si bien se ha observado una disminución reciente en los precios de algunas materias primas y en las afectaciones a las cadenas de suministro, particularmente, una disminución en los costos de transporte marítimo, estos factores continúan en niveles elevados.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba