Mercados

Japón está en estado de emergencia por Covid-19 con desafíos fiscales

Desde abril de 2020, el Primer Ministro de Japón ha declarado el estado de emergencia en cuatro ocasiones, la más reciente en Tokio y Okinawa hasta el 22 de agosto de 2021.

Para frenar la propagación de Covid-19, los gobiernos central y local de Japón han implementado una serie de medidas.

De acuerdo con el gobierno nipón, las medidas clave han incluido asesorar a bares y restaurantes que ofrecen bebidas alcohólicas, así como a instalaciones karaoke, para cerrar: aconsejar a los restaurantes distintos de los anteriores que reduzcan el horario comercial; aconsejar a las empresas que reduzcan el número de trabajadores que se desplazan físicamente al trabajo en alrededor de 70%, aconsejar a las personas que eviten las salidas por la noche, y las restricciones en la capacidad y el cierre por horas en ciertos eventos.

Al mismo tiempo, las actividades económicas siguen estando sujetas a diferentes grados de restricciones en todo el país en función de su perfil de riesgo de Covid-19 y se alienta a los ciudadanos a cambiar sus actividades, incluso adhiriéndose a las pautas de distanciamiento social, de manera que podrían desalentar la actividad económica normal.

Además, siguen vigentes las restricciones a los viajes internacionales por parte del gobierno japonés; al 21 de julio de 2021, 159 países/regiones estaban sujetos a restricciones de viaje.

Estado de emergencia

Los ciudadanos de dichos países y regiones generalmente tienen prohibido ingresar a Japón bajo las restricciones de viaje actuales, lo que ha tenido un impacto severo tanto en los viajes de negocios como en el turismo internacional receptor, un sector importante y anteriormente en crecimiento de la economía japonesa.

Aunque el gobierno japonés y el Banco de Japón también han anunciado e implementado una serie de medidas fiscales, monetarias y económicas destinadas a mitigar el impacto económico resultante, la interrupción significativa en la actividad económica como resultado de la pandemia de Covid-19 y las medidas tomadas en respuesta a la pandemia se espera que tenga un impacto negativo significativo en las condiciones económicas generales de Japón.

Según el Informe Económico Mensual publicado por la Oficina del Gabinete de Japón y difundido el 19 de julio de 2021, aunque hay indicios de que la tendencia a la baja de las condiciones económicas en Japón está comenzando a suavizarse (como un aumento de las exportaciones y signos de mejorar la inversión empresarial, la producción industrial, las ganancias corporativas y la situación del empleo), las condiciones económicas en Japón continúan siendo débiles como resultado de la pandemia, incluido el gasto negativo de los consumidores.

Como resultado de la reanudación gradual de las actividades socioeconómicas y la implementación de varias medidas relacionadas con Covid-19 y el progreso en el desarrollo y distribución de vacunas, se espera que la economía avance hacia la mejora.

Sin embargo, la duración y el alcance del impacto económico de Covid-19 siguen siendo muy inciertos.

Otras incertidumbres

Además, la economía de Japón sigue enfrentando desafíos debido al impacto de las disputas comerciales en la economía mundial y las incertidumbres que rodean a las economías de ultramar, así como a los efectos de las fluctuaciones en los mercados financieros y de capital.

La economía japonesa también está expuesta a la incertidumbre en las condiciones geopolíticas, incluidas las preocupaciones sobre el programa de armas nucleares de Corea del Norte y la continua inestabilidad en el Medio Oriente.

En relación con las condiciones fiscales de Japón, estas enfrentan desafíos, con sus ingresos tributarios que cubren aproximadamente 54% de sus gastos bajo el presupuesto inicial para el año fiscal 2021, y se espera que la relación entre la deuda a largo plazo de los gobiernos central y local y el producto interno bruto pase de 198% al final del año fiscal 2019, a 225% al ​​final del 2020 y a 217% al final de 2021.

El Gobierno de Japón busca abordar estos desafíos fiscales a través de la “reforma integral de la seguridad social y los impuestos”, que fue aprobada por la Dieta en agosto de 2012, y así mantener la confianza del mercado y de la comunidad internacional en Japón y sentar las bases para una estabilidad crecimiento económico.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: