Revolución 4.0

¿Cuánto invierte México en investigación y desarrollo?

El gasto de los gobiernos occidentales en investigación y desarrollo (I + D) básica ha disminuido en gran medida como porcentaje del PIB desde la década de 1980, incluso cuando el gasto de las economías emergentes ha aumentado de manera constante.

“(Esto) es sorprendente y potencialmente instructivo”, afirma un informe de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

México forma parte de esta tendencia relacionada con la investigación y el desarrollo.

Para la OMC, se puede argumentar que muchos gobiernos de hoy no necesitan “descubrir” nuevas estrategias económicas tanto como “redescubrir” viejas estrategias económicas que habían olvidado o desmantelado conscientemente.

Emerging economies’ spending on R&D has steadily increased Government spending on R&D as share of GDP

Investigación y desarrollo

Esta variable juega un papel fundamental en el proceso de innovación.

La investigación y desarrollo consiste esencialmente en una inversión en tecnología y capacidades futuras que se transforma en nuevos productos, procesos y servicios.

Empresas, gobiernos, universidades y organizaciones sin fines de lucro de todo el mundo han realizado inversiones sustanciales en I + D.

Los gastos en investigación y desarrollo han aumentado significativamente en las últimas dos décadas, pero persisten las brechas en la intensidad de I + D entre los grupos de ingresos.

El gasto global total en investigación y desarrollo, incluidas las inversiones públicas y privadas, casi se triplicó en dólares corrientes desde 2000, de 676,000 millones de dólares a 2.0 billones de dólares EE.UU.

Éxitos recientes

En retrospectiva, el auge de las economías de Asia oriental en los años sesenta, setenta y ochenta marcó otro punto de inflexión para las políticas industriales.

El vertiginoso éxito de estas economías se atribuyó ampliamente no solo a los sólidos fundamentos económicos, sino al papel central del estado en el fomento de la cooperación entre los sectores público y privado, movilizando recursos financieros detrás de industrias estratégicas, reasignando la mano de obra de los sectores de baja a alta productividad y promoviendo desarrollo exportado.

De hecho, de acuerdo con la OMC, quizás su innovación política clave fue utilizar la intervención estatal, no para fomentar el proteccionismo hacia adentro y la sustitución de importaciones, sino para promover activamente una estrategia de competitividad cada vez más orientada hacia el exterior y orientada a las exportaciones, en reconocimiento del hecho de que el acceso a mercados más grandes y una mayor competencia expondría a las empresas a nuevas tecnologías y las alentaría a innovar.

Lejos de ser la antítesis de estas políticas industriales asiáticas, la liberalización del comercio, la integración económica y la globalización eran condiciones previas indispensables.

 

Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: