InversionesSin categorizar

Inversiones llegan a China como refugio

El gobierno de China afirma haber controlado la propagación del virus, a la vez que ese país ha logrado atraer ciertas inversiones, a medida que millones de estadounidenses se quedan en casa debido a la pandemia de COVID-19.

En general, esto ha llevado a algunos inversores a ver los activos chinos como un posible nuevo refugio en medio del mercado global, de acuerdo con el gobierno estadounidense.

Por ejemplo, mientras que el S&P 500 ha caído 673.3 puntos desde principios de 2020, el Índice Compuesto de Shanghai ha caído 335.9 puntos.

A pesar de tales oportunidades, hay pocos indicios de que los inversores globales estén huyendo a la seguridad de los activos chinos.

La reciente cobertura de los medios ha puesto de manifiesto un aumento en febrero en las compras de bonos chinos por parte de inversores extranjeros que llevó la propiedad extranjera a través del programa de conexión de bonos a un nuevo máximo.

Foreign Investments in Onshore Chinese Bonds

Aunque algunos inversores de renta fija sin duda consideran los bonos chinos como una forma de seguridad contra la caída de los rendimientos en los mercados desarrollados, los datos no sugieren un cambio radical en la forma en que los inversores globales ven en general el mercado financiero de China.

En cambio, los datos apuntan a un reequilibrio continuo de las carteras por parte de los administradores de fondos que estaba en marcha antes del brote de COVID-19.

Inversiones extranjeras

Ya los inversores extranjeros habían tomado un interés creciente en los bonos chinos luego de las mejoras regulatorias en la operación de la conexión de bonos y la inclusión de los bonos chinos en los índices globales.

Los recientes aumentos en las tenencias de bonos de los inversores extranjeros han coincidido con la inclusión de los bonos del gobierno chino y de los bancos de política en índices globales ampliamente rastreados.

Esto sugiere, según el gobierno estadounidense, que el aumento de las compras de bonos en febrero puede ser parcialmente impulsado por la inclusión del índice JPMorgan Government Bond Index, además de la volatilidad del mercado mundial debido a COVID-19.

Del mismo modo, los datos del mercado de renta variable no indican ningún cambio significativo de actitud entre los inversores mundiales. De hecho, a medida que COVID-19 golpeó la economía de China en el primer trimestre de 2020, las ventas netas de acciones por parte de inversionistas extranjeros aumentaron y en marzo las ventas superaron las compras.

Lejos de señalar el surgimiento de un nuevo refugio seguro, Estos datos sugieren una creciente aprensión entre los inversores mundiales por los mercados de renta variable de China.

Proyecciones

La pandemia COVID-19 podría provocar una caída de entre 30 y 40% de los flujos de Inversiones Extranjeras Directas (IED) en el periodo 2020-2021, un descenso más dramático de lo previsto anteriormente, estimó la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Las estimaciones actualizadas del impacto económico del COVID-19 y las revisiones de ganancias de las empresas multinacionales (EMN) más grandes ahora sugieren que la presión a la baja en los flujos de este tipo de inversiones podría variar de -30% a -40% durante 2020-2021, mucho más que las proyecciones anteriores de -5% a -15% difundidas el 8 de marzo pasado.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: