América del NorteComercio

Integración comercial regional: Estados Unidos

Estados Unidos

ha tratado de profundizar en la integración comercial regional de diversas maneras en todos los ámbitos del sector manufacturero.

Entre ellas se encuentra la negociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que incluye nuevas normas de origen para el sector del automóvil destinadas a aumentar el contenido regional y beneficiar a la industria automovilística norteamericana.

Otros ejemplos son el Marco Económico Indo-Pacífico para la Prosperidad (IPEF) y el Consejo de Comercio y Tecnología (TTC) entre Estados Unidos y la Unión Europea, ambos centrados en el desarrollo de cadenas de suministro regionales más seguras, diversas y resistentes.

Por primera vez en un acuerdo comercial estadounidense, el T-MEC incluye un capítulo específico sobre las Pymes, que reconoce su papel en la economía de cada país firmante.

Las empresas estadounidenses con menos de 500 empleados representan dos tercios de las empresas que comercian bienes con Canadá y México.

Integración comercial

El T-MEC promueve la cooperación y el intercambio de información para generar más oportunidades de comercio e inversión para las Pymes de la región, reduce los trámites para los envíos de menos de 2,500 dólares, eleva los niveles de minimis, elimina el requisito de presencia local para los proveedores de servicios transfronterizos y facilita el intercambio de información y mejores prácticas para la participación de las Pymes en los contratos públicos cubiertos, entre otras medidas.

Además, este nuevo acuerdo, puesto en vigor en julio de 2020, incluye además modificaciones, entre otras, a salarios mínimos, mayor acceso a los mercados lácteos canadienses y extensión de la protección de los derechos de autor a 70 años después de la vida del autor.

También el T-MEC actualiza (solo para Estados Unidos y México) los procedimientos de resolución de disputas entre inversionistas y Estados del Capítulo 11 del TLCAN.

El T-MEC incluye una cláusula de “extinción” de 16 años, lo que significa que los términos del acuerdo expiran después de un período de tiempo determinado, además de estar sujetos a una revisión cada seis años, momento en el cual Estados Unidos, México y Canadá pueden decidir extender el T-MEC o no.

Si el T-MEC se rescinde o se modifica de otro modo, dicha rescisión o modificación podría afectar materialmente al sector de la aviación de México.

 

Redacción Opportimes