Industria

Indicador IMEF sobre la manufactura de México se expande en julio

Un indicador que evalúa el entorno económico y de la manufactura de México se mantuvo en zona de expansión en julio, informó el IMEF.

El Indicador IMEF Manufacturero no tuvo cambios en julio y permaneció en 52.2 puntos.

Su serie tendencia-ciclo disminuyó 0.2 puntos para ubicarse en 51.7 unidades y registrar seis meses consecutivos en zona de expansión.

En particular, el Indicador IMEF está construido para ayudar a anticipar la dirección de la actividad manufacturera y no manufacturera en México y, a partir de la evolución esperada de esos sectores, inferir la posible evolución de la economía en general en el corto plazo.

Para ello, el Indicador IMEF varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (junior a 50) y una contracción (menor a 50), de la actividad económica

Por su parte, el Indicador ajustado por tamaño de empresa disminuyó 1.1 puntos para cerrar en 53.4 unidades, manteniéndose en zona de expansión por treceavo mes consecutivo.

Mientras tanto, el Indicador IMEF No Manufacturero registró una disminución en julio de 1.1 puntos para cerrar en 52.9 unidades y mantenerse en zona de expansión por quinto mes.

Su serie tendencia-ciclo disminuyó 0.3 unidades para quedar en 53.3 y ubicarse en zona de expansión por sexto mes consecutivo.

El Indicador ajustado por tamaño de empresa disminuyó 0.7 puntos para ubicarse 53.7 unidades, manteniéndose en zona de expansión por sexto mes consecutivo.

Manufactura

Los resultados del Indicador IMEF confirman que durante julio continuó la reactivación de la actividad económica, pero a un menor ritmo.

Las tendencias-ciclo tanto del sector de la manufactura como del sector no manufacturero permanecen en zona de expansión.

Sin embargo, ambas observaron una disminución el mes pasado, luego de haber registrado aumentos consecutivos desde que descendieron a sus mínimos históricos en mayo y abril de 2020, respectivamente.

El sector no manufacturero, integrado por los servicios y el comercio, continuó registrando mayor dinamismo que el sector manufacturero.

Hacia delante, los principales riesgos para la actividad económica en el corto plazo derivan del fuerte incremento de contagios de Covid-19, que pudieran llevar a nuevas restricciones en la movilidad y frenar la reactivación del sector no manufacturero, y la prolongación de las disrupciones en las cadenas globales de suministros, que actúa como un lastre para la reactivación de la producción de manufactura, principalmente en el sector automotriz.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba