Manufactura

Indicador IMEF Manufacturero disminuyó 2.8 puntos en agosto: IMEF

El Indicador IMEF Manufacturero disminuyó en agosto 2.8 puntos para ubicarse en 45.0 unidades, permaneciendo en zona de contracción por 16 meses consecutivos.

En general, el Indicador IMEF varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50), de la actividad económica.

En principio, cuando el índice se encuentra por encima del umbral, un aumento se interpreta como señal de una expansión futura más rápida; cuando el índice se encuentra por debajo del umbral, un incremento se interpreta como señal de una contracción futura más lenta.

No obstante, el indicador no proporciona información específica sobre la magnitud de los cambios esperados

Indicador IMEF Manufacturero

La serie tendencia-ciclo del Indicador IMEF Manufacturero aumentó 0.6 puntos para cerrar en 44.4 unidades y continuar en zona de contracción, por quince meses consecutivos.

Por su parte, el Indicador ajustado por tamaño de empresa se redujo 1.8 puntos, ubicándose en 50.7 unidades y, con ello, se mantuvo en zona de expansión por dos meses seguidos.

Durante agosto, los cinco componentes del Indicador IMEF Manufacturero registraron caídas.

El subíndice Nuevos Pedidos disminuyó 3.1 puntos, para quedar en 44.7, y el de Producción cayó 3.9 puntos, para cerrar en 43.5 unidades.

Por su parte, el subíndice Empleo mostró una reducción de 1.3 puntos, para cerrar en 45.1; Inventarios disminuyó 4.9 puntos, para cerrar en 45.1 y, así, regresar a zona de contracción. Por último, el subíndice Entrega de Productos cayó 0.7 unidades, para quedar en 47.8.

Indicador IMEF Manufacturero y sus componentes

Economía mexicana

Las expectativas para 2021 en México son muy distintas a lo que las tasas de crecimiento del PIB observaron en recesiones pasadas.

En los ochenta y noventa, así como en la recesión de 2008-2009, el PIB crecía a tasas con magnitud similar a las caídas en la recesión.

En 1994, por ejemplo, el PIB retrocedió 6.3% y en 1995 creció 6.8 por ciento.

Asimismo, en la crisis económico-financiera global de 2008-2009, el PIB registró una caída de 5.3% en 2009 y en 2010 creció 5.1 por ciento.

Este comportamiento es muy distinto al anticipado para 2021. La fuerte caída en la inversión, así como en los indicadores de confianza empresarial, y como la falta de apoyos fiscales a las empresas —para preservar el empleo—, han hecho que los analistas sitúen los pronósticos de crecimiento para el año que entra en alrededor de 3%. “Estas previsiones no son halagüeñas”, dijo el Instituto.

 

Publicidad
Tags

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: