Industria

Importaciones de clavos: México elimina cuota compensatoria a China

La Secretaría de Economía informó este jueves que eliminó una cuotas compensatoria a las importaciones de clavos originarios de China.

De enero a septiembre de 2020, México importó clavos por un valor de aduana de 15 millones de dólares, de los cuales 9 millones se abastecieron desde China.

La Secretaría de Economía declaró concluido el procedimiento administrativo de examen de vigencia de la cuota compensatoria impuesta a las importaciones de clavos de acero para concreto originarias de China, independientemente del país de procedencia, que ingresan a través de la fracción arancelaria 7317.00.99 de la TIGIE, o por cualquier otra.

Tras una investigación, la Secretaría de Economía resolvió eliminar la cuota compensatoria definitiva de 0.54 dólares por kilogramo impuesta a las importaciones de clavos de acero para concreto originarias de China.

En un principio, el 29 de noviembre de 2004 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la Resolución final de la investigación antidumping sobre las importaciones de clavos de acero para concreto originarias de China, independientemente del país de procedencia.

Mediante dicha Resolución la Secretaría de Economía determinó una cuota compensatoria definitiva de 0.50 dólares por kilogramo, tanto a las importaciones temporales como a las definitivas.

Importaciones de clavos

La investigación más reciente comenzó cuando el 4 y 23 de octubre de 2019 las empresas Clavos Nacionales México y Deacero manifestaron su interés en que la Secretaría de Economía iniciara el examen de vigencia de la cuota compensatoria definitiva impuesta a las importaciones de clavos de acero para concreto originarias de China.

El producto objeto de examen son los clavos de acero para concreto, que son vástagos de sección circular que se fabrican con alambre de acero al carbono, templado, en longitudes que se encuentran en el rango desde ¾ hasta 4 pulgadas, cualesquiera que sean sus diámetros y espesores de cabeza, independientemente de la forma o del acabado (negros, galvanizados, lisos, roscados, rolados, o bien, cualquier otra forma o terminado).

Comercio exterior

De acuerdo con el SIAVI, las importaciones del producto objeto de examen tienen un arancel de 7 por ciento.

Las importaciones originarias de los países con los que México ha suscrito tratados de libre comercio están exentas de arancel, excepto por cuanto hace a las importaciones originarias de Guatemala, Honduras y El Salvador, mismas que estarán sujetas a 40% de preferencia entre la menor tasa del arancel de nación más favorecida vigente al momento de la importación o el arancel correspondiente a la tasa base del Tratado correspondiente.

Asimismo, de acuerdo con el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), las mercancías originarias de Australia, Canadá, Japón, Nueva Zelanda y Singapur están sujetas a un arancel de 4%, mientras que las originarias de Vietnam están sujetas a un arancel de 6%, en tanto que, conforme al Acuerdo de Integración Comercial entre los Estados Unidos Mexicanos y la República del Perú, las importaciones originarias de este último se encuentran sujetas a desgravación arancelaria y al pago de un arancel de 1.5% del 1 de enero al 31 de diciembre de 2020.

Proceso productivo

El insumo principal para la fabricación del clavo de acero para concreto es el alambre de acero de medio carbono. Otras materias primas son la energía eléctrica y el cinc para los galvanizados. Se emplea maquinaria especializada con capacidad para producir clavos de diversos tipos, calibres y largos.

El alambre se limpia de óxido por inmersión en ácido sulfúrico y agua. Se fosfata en preparación para el trefilado, proceso mediante el cual se rebaja o estira para darle el diámetro requerido. Se somete entonces a un recocido para darle la dureza necesaria. Se obtiene así un alambre con las propiedades químicas y físicas que tendrá el clavo.

A continuación, el alambre se decapa para eliminar la capa que se forma en el recocido. Se fosfata y se calibra el diámetro, para después llevarlo a las máquinas de fabricar clavos, que cortan el clavo a la longitud requerida y hacen la cabeza y la punta al mismo tiempo.

El clavo que se obtiene tiene un cuerpo liso, que puede ser pulido para darle un acabado brillante, o bien, pueden ofrecerse como clavos negros estampados (rolados, estriados, con forma hexagonal o torcida, entre otros acabados). Algunos fabricantes dan la forma al cuerpo en el trefilado (liso, rolado o estriado), antes del estampado.

Posteriormente, los clavos son templados por medio de un tratamiento térmico en horno. Se enfrían en aceite, se lavan y se calientan por segunda vez. Se lavan nuevamente y limpian de rebabas y otras impurezas.

Por último, en su caso, se galvanizan con una capa de cinc mediante diversos procesos, incluido el baño electrolítico.

En todo 2019, las importaciones de clavos de México originarias de todo el mundo fueron por 21.4 millones de dólares, mientras que las de China totalizaron 13.4 millones.

Otros orígenes de las importaciones de clavos de México han sido Taiwán, Estados Unidos y Corea del Sur.

 

Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: