Inversiones

Importaciones de bienes de capital de México baten récord

México importó bienes de capital por un valor de 30,805 millones de dólares de enero a agosto de 2022, lo que supone un aumento de 19.9% interanual y un récord, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

Para tomar en cuenta como definición: las importaciones de bienes de capital consisten en el valor total de las transacciones efectuadas por bienes que permiten elaborar o transformar otros bienes ya sea de consumo, intermedio o de capital, y que ingresan al territorio nacional mediante un pedimento aduanero cumpliendo con las disposiciones de la Ley y Normatividad Aduanera vigente.

En general, estas importaciones son un indicador que permite dar una idea del rumbo de la futura producción

A finales de la década de 1970, según una reseña de la Secretaría de Economía, la expansión económica de México perdió impulso, se alentó por las dificultades en substituir importaciones de bienes de capital de alta tecnología. El gasto público se convirtió en el motor de crecimiento.

En particular, en 1977, el gobierno puso en marcha un programa de desarrollo ambicioso financiado por la vasta entrada de ingresos de petróleo y por la deuda externa.

Este boom del petróleo fue efímero. Los ingresos fiscales y de cambio, cada vez más dependientes de las exportaciones de petróleo, se volvieron muy vulnerables a cambios externos.

Sucesivamente, las importaciones de bienes de capital e intermedios crecieron rápidamente, causando un sobresaliente déficit comercial.

Bienes de capital

Hasta 1984, la política industrial de México estaba todavía orientada hacia la intervención en sectores específicos. El Programa Nacional de Fomento a la Industria y Comercio Exterior (PRONAFICE) expuesto ese año provino de la idea que la selectiva sustitución de importaciones de bienes de capital volvería a iniciar el crecimiento económico, y permitió al sector público un rol importante para promover la industrialización.

Pero PRONAFICE nunca fue puesto en práctica debido a la falta de recursos fiscales y, lo más importante, al agudo giro en la orientación de las políticas económicas en contra de la intervención estatal en la esfera productiva.

IED

Luego, a principio de la década de 1980, tras la crisis de la balanza de pagos más dramática que México había sufrido en décadas, el Presidente de la Madrid (1982-1988) comenzó a establecer una serie de reformas económicas para alejar la economía de su tradicional estrategia de desarrollo controlada por el Estado.

Esta nueva estrategia se centró en el comercio, en la liberalización financiera y en la desregulación y privatización de la Inversión Extranjera Directa (IED).

También estuvo acompañada de un cambio radical en la política industrial, lejos de políticas enfocadas a sectores específicos y hacia las tan llamadas políticas horizontales.

Este cambio radical impactó considerablemente la manufactura, al eliminar la mayoría, sino es que todos los subsidios y estímulos fiscales que este sector había recibido tradicionalmente.

Estas reformas comenzaron en 1984 tímidamente, pero pronto ganaron velocidad a través de la reducción unilateral de las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio exterior y la firma de acuerdos internacionales.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba