Empresas

Impacto de un impuesto mínimo global sobre la IED

La introducción de un impuesto mínimo global de 15% sobre las ganancias extranjeras de las empresas multinacionales más grandes propuesto en el contexto del proyecto Erosión de la base imponible y transferencia de ganancias (BEPS) del G20/OCDE tiene implicaciones importantes para las inversiones internacionales y las políticas de inversión.

Con ello, de acuerdo con un informe de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), se espera que el Pilar II de BEPS desaliente a las empresas multinacionales de transferir ganancias a países con impuestos bajos y reduzca la competencia fiscal entre países.

Otros objetivos son estabilizar las normas fiscales internacionales y reducir la incertidumbre fiscal, crear un campo de juego más equitativo para las empresas y evitar la proliferación de medidas unilaterales que conducirían a un deterioro del clima de inversión.

Además, la UNCTAD considera que el aumento de los ingresos fiscales apoyará la movilización de recursos internos para los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Las tasas legales del impuesto a las ganancias corporativas (CIT, por sus siglas en inglés) han disminuido en las últimas tres décadas en una carrera a la baja para atraer inversiones internacionales.

Ahora rondan el 25% tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

Asimismo, según la UNCTAD, las tasas impositivas efectivas (ETR, por sus siglas en inglés) sobre las ganancias declaradas de las filiales extranjeras tienden a ser más bajas, menores a 20% en promedio, principalmente debido a los incentivos fiscales que ofrecen los países anfitriones.

Impuesto mínimo global

Las empresas multinacionales a menudo pagan significativamente menos impuestos sobre sus ingresos en el extranjero porque pueden trasladar parte de sus ganancias a jurisdicciones de impuestos bajos.

Como resultado, las tasas impositivas reales que enfrentan las empresas multinacionales sobre sus ingresos en el extranjero son de alrededor de 15%, significativamente más bajas que la tasa general.

Esto se captura mediante una nueva métrica introducida en un informe de la UNCATD, la ETR del nivel de IED, que refleja los impuestos promedio pagados por las multinacionales sobre la totalidad de sus ingresos de IED, incluidas las ganancias transferidas.

El Pilar II aumentará el impuesto sobre la renta de las empresas que enfrentan las empresas multinacionales sobre sus ganancias en el extranjero.

En primer lugar, las empresas multinacionales reducirán el traslado de beneficios, ya que tendrán menos que ganar con él y pagarán las tasas impositivas del país receptor.

En segundo lugar, las filiales extranjeras que paguen una ETR por debajo del mínimo sobre las ganancias reportadas en los países anfitriones estarán sujetas a un impuesto adicional.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba