Inversiones
Tendencia

IED a México: datos y tendencia a 2022

México 35,292 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) en 2022 lo que supone un aumento de 12% sobre 2021, informó la Secretaría de Economía.

Antes, durante el periodo 2016-2021, los flujos anuales de IED se mantuvieron sobre los 30,000 millones de dólares.

Durante el 2021 se observó un incremento de los flujos de IED con respecto a 2020, de acuerdo a los datos preliminares.

Los principales sectores receptores de IED durante el periodo 2016-2021 fueron las industrias manufactureras, seguidas de los servicios financieros y de seguros, el comercio, el transporte, la minería y la generación de energía.

En cuanto al origen de los flujos de IED de 2016 a 2021, los principales países inversores son los Estados Unidos, que continúan liderando la lista con 47.5% de la IED en 2021, seguidos de España (13.7%) y el Canadá (6.5 por ciento).

Ahora bien, de la IED reportada en 2022, 48% corresponde a nuevas inversiones en México; 45% a reinversión de utilidades y el restante 7% cuentas entre compañías.

IED

El régimen de inversión de México no ha cambiado sustancialmente en el último lustro.

Este régimen está regulado por la Constitución (artículos 25, 27 y 28) y la Ley de Inversión Extranjera (LIE) y su Reglamento.

La Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras (CNIE) emite Resoluciones Generales en las cuales se definen los criterios para la LIE y su Reglamento.

En 2022, México contaba 30 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRI); 12 tratados de libre comercio con cláusulas sobre inversión; 1 Acuerdo de Cooperación y Facilitación de las Inversiones (ACFI); y 60 acuerdos sobre doble tributación.

México participa en el Convenio Constitutivo del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) y, desde 2018, en el Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados (Convenio CIADI).

México no aplica restricciones cambiarias ni restricciones para repatriar lo invertido o pagar ganancias, dividendos, intereses y regalías en el exterior. Sin embargo, las remesas, incluido el pago de dividendos y utilidades y de cualquier tipo de ganancias, están sujetas a un impuesto.

Según lo negociado en los APPRI y en los acuerdos comerciales, México puede limitar temporalmente las transferencias al exterior para mantener el equilibrio de la balanza de pagos.

 

Redacción Opportimes