América del NorteComercio

Historia de la apertura comercial de México: el inicio

Dentro de historia de la apertura comercial contemporánea de México hubo un punto de inflexión en la administración del presidente Miguel de la Madrid, del 1 de diciembre de 1982 al 30 de noviembre de 1988.

El contexto, los hechos y las opiniones a continuación se basan en un informe de la CIA publicado en enero de 1988.

México era entonces el cuarto socio comercial más grande de Estados Unidos.

El comercio total entre los dos países en 1987 sumó aproximadamente 35,000 millones de dólares.

También en aquel tiempo México era el tercer mayor proveedor de petróleo crudo del mercado estadounidense y aumentó sus exportaciones de manufacturas entre 35 y 40% en 1986 y 1987.

La política comercial mexicana había experimentado una importante evolución durante el gobierno de De la Madrid.

Para alejar a México del desarrollo económico basado en la sustitución de importaciones y los ingresos por exportaciones de petróleo, la Administración De la Madrid había estimulado el proceso de ajuste estructural a través de una reducción de los subsidios internos y una apertura del mercado interno a la competencia de las importaciones.

Con respecto al comercio, se había producido una liberalización sustancial en el nivel de aranceles y en el uso de licencias de importación y precios oficiales de referencia: las tres herramientas utilizadas por México en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial para controlar las importaciones.

Apertura comercial

A fines de 1983, todas las más de 8,300 categorías arancelarias mexicanas estaban sujetas a requisitos de licencia de importación; pero en el periodo de De la Madrid sólo se cubrían 329 categorías (que comprendían principalmente los sectores automotriz y farmacéutico, algunos productos agrícolas, medicamentos, armas de fuego y algunos artículos de lujo).

Los precios de referencia oficiales, que cubrían más de 1,500 categorías arancelarias en 1986, se habían eliminado por completo a fines de 1987.

Las tarifas llegaron a 100% en abril de 1986, pero se habían reducido a una tasa máxima aplicada de 20% a partir de 15 de diciembre de 1987. El impuesto general de importación de 5%, aplicado además del derecho normal, fue eliminado el 15 de diciembre de 1987.

GATT

El arancel mexicano ponderado promedio era de 5.6% en 1988.

México había complementado estas medidas al adherirse al GATT el 24 de agosto de 1986 y al firmar el 6 de noviembre de 1987 un acuerdo marco bilateral para el comercio y la inversión con Estados Unidos.

La reducción significativa de los requisitos de licencia de México y la eliminación de los precios oficiales de referencia habían cumplido los compromisos asumidos por México durante su negociación de adhesión al GATT.

Sin embargo, las reducciones arancelarias implementadas por México iban mucho más allá de los compromisos de México en el GATT.

El acuerdo marco fue un importante avance psicológico para México.

Su principal resultado fue el establecimiento de un mecanismo consultivo al que cualquiera de las partes puede invocar en cualquier momento para aclarar las respectivas políticas comerciales, resolver disputas específicas o negociar la eliminación o reducción de las barreras comerciales y de inversión.

De hecho, los dos gobiernos formalizaron un acuerdo bajo el acuerdo marco a fines de diciembre que proporcionó a México un aumento de 12.4% en los cupos de acero exportado estadounidense de 1988 a cambio de agregar tres productos de alambre a las restricciones de cupos, la eliminación de cupos mexicanos de cerveza, vino y licores destilados, y eliminación del requisito de licencia de importación en 38 categorías arancelarias.

El mercado estadounidense estaba, con algunas excepciones importantes, abierto a las importaciones de México.

Más de 80% de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos ingresaban con una tasa de arancel de entre 0 y 5 por ciento.

Restricciones

No había medidas de la sección 301 contra México, mientras que las cuotas sobre las importaciones de acero inoxidable eran las únicas medidas de la sección 201 que afectaban a México. (Estas cuotas, en la práctica, no habían demostrado ser particularmente restrictivas para México).

México era entonces el cuarto mayor beneficiario del programa GSP de Estados Unidos, ingresando más de 1,500 millones de dólares en productos libres de impuestos de Estados Unidos bajo las disposiciones del programa.

Las cuotas de acero y textiles se habían incrementado recientemente, y el embargo de carne estaba bajo revisión técnica.

El embargo sobre los aguacates frescos parecía estar técnicamente justificado debido a la infestación del gorgojo de la semilla en México.

A su vez, la cuota de azúcar había tenido poco impacto ya que México consume casi toda su producción de azúcar en el país.

En general, Estados Unidos y México disfrutaban de buenas relaciones comerciales cooperativas.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba