Fusiones y adquisiciones baten récord

Las transacciones de fusiones y adquisiciones en el mundo totalizaron 4.3 billones de dólares durante los primeros nueve meses de 2021, la mayor cantidad jamás registrada para ese período, según datos de Refinitiv.

El valor de la transacción de 1.52 billones de dólares registrado en el tercer trimestre de 2021 fue el más alto para un trimestre.

Así que los ejecutivos están expandiendo sus negocios de manera agresiva en el clima actual.

En opinión de First Trust Portfolios, una empresa de gestión de inversiones, uno de los mejores barómetros para juzgar el clima empresarial general es la actividad de fusiones y adquisiciones.

Refinitiv Global Markets opera como una firma de asesoría de inversiones y ofrece servicios de seguimiento de carteras, gestión de riesgos, contabilidad y planificación fiscal.

El entorno ha sido propicio para el auge de las fusiones y adquisiciones, según Marc Cooper, director ejecutivo de Solomon Partners, un banco de inversión boutique. En declaraciones a Fortune, Cooper apunta a la demanda reprimida en el espacio de fusiones y adquisiciones que surge de la pandemia, las bajas tasas de interés y una economía en crecimiento “agresivo” que impulsa el desempeño de las empresas.

Fusiones y adquisiciones y contexto

El Fondo Monetario Internacional (FMI) informó en su último comunicado que se espera que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial sea de 5.9% en 2021 y de 4.9% en 2022, frente a -3.1% en 2020.

En particular, el FMI prevé que la economía de Estados Unidos crecerá 6.0% en 2021 y 5.2% en 2022, desde el -3.4% en 2020.

Con respecto a todas las economías avanzadas, el FMI proyecta un crecimiento del PIB de 5.2% en 2021 y de 4.5% en 2022, frente a -4.5% en 2020.

Por último, el FMI proyecta que las economías de mercados emergentes y en desarrollo crecerán a una tasa de 6.4% en 2021 y de 5.1% en 2022, frente al -2.1% en 2020.

De cara al 2022, las perspectivas de crecimiento son alentadoras, pero un poco más bajas que la fuerte recuperación inducida por la pandemia en 2021.

Al FMI le preocupa que las presiones inflacionarias derivadas de los cuellos de botella de la cadena de suministro global puedan hacer subir los precios si los problemas persisten.

Ese escenario podría, a su vez, hacer que los bancos centrales suban las tasas rápidamente para tratar de evitar que la inflación se sobrecaliente.

 

Salir de la versión móvil