Global

Estados Unidos quiere statu quo en relación entre China y Taiwán

Estados Unidos se mantiene en su posición estar a favor del statu quo en la relación entre China y Taiwán, un asunto de creciente importancia en la economía internacional.

La Casa Blanca informó que tiene un interés permanente en mantener la paz y la estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán, que es fundamental para la seguridad y la prosperidad regionales y mundiales, y un asunto de preocupación y atención internacional.

“Nos oponemos a cualquier cambio unilateral del statu quo por parte de cualquiera de los dos bandos, y no apoyamos la independencia de Taiwán”, dijo en la Casa Blanca en el documento Estrategia de Seguridad Nacional.

Estados Unidos sigue comprometido con su política de una sola China, que se rige por la Ley de Relaciones con Taiwán, los Tres Comunicados Conjuntos y las Seis Garantías.

También la Casa Blanca indicó que Estados Unidos mantendrá sus compromisos en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán de apoyar la autodefensa de Taiwán y de mantener su capacidad de resistir cualquier recurso a la fuerza o a la coerción contra Taiwán.

Desde la perspectiva del gobierno estadounidense, Estados Unidos e encuentra en un punto de inflexión en el que las decisiones que tome y las prioridades que persiga hoy situarán a la economía estadounidense en un rumbo que determinará su posición competitiva en el futuro.

Statu quo

La Casa Blanca considera que muchos de los aliados y socios de Estados Unidos, especialmente en el Indo-Pacífico, se encuentran en la primera línea de la coerción de la República Popular de China (RPC) y están decididos, “con razón”, a tratar de garantizar su propia autonomía, seguridad y prosperidad.

Al respecto, la Casa Blanca afirmó que Estados Unidos apoyará la capacidad de sus aliados y socios de tomar decisiones soberanas en consonancia con sus intereses y valores, libres de presiones externas, y trabajará para proporcionarles inversiones, ayuda al desarrollo y mercados de alto nivel y a gran escala.

Estados Unidos pretende actuar con un propósito común para hacer frente a toda una serie de problemas, desde las infraestructuras digitales no fiables y el trabajo forzado en las cadenas de suministro hasta la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

“Haremos que Pekín rinda cuentas por los abusos -el genocidio y los crímenes contra la humanidad en Xinjiang, las violaciones de los derechos humanos en el Tíbet y el desmantelamiento de la autonomía y las libertades de Hong Kong-, incluso cuando intente presionar a países y comunidades para que guarden silencio”, dijo la Casa Blanca.

En seguida añadió: “Seguiremos dando prioridad a las inversiones en un ejército creíble para el combate que disuada la agresión contra nuestros aliados y socios en la región, y que pueda ayudar a esos aliados y socios a defenderse”.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba