América del NorteComercio

Estados Unidos hace modificaciones a su propuesta laboral del TLCAN

pleca

La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) presentó a las partes interesadas y el Capitolio modificaciones a su propuesta del Capítulo Laboral del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) renegociado.

En paralelo, también se establecería un mecanismo de resolución de controversias en materia laboral y medioambiental.

Se prevé que los capítulos ambiental y, en mayor medida, laboral sean de los más complicados en las negociaciones del TLCAN.

Las modificaciones, según el medio estadounidense Inside U.S. Trade, tienen el propósito de evitar casos como la derrota de Estados Unidos en un conflicto laboral en contra de Guatemala.

La disputa comenzó en 2008, tras una denuncia al Departamento del Trabajo de Estados Unidos firmada por la central sindical Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por su sigla en inglés) y seis sindicatos guatemaltecos.

El grupo argumentaba que el gobierno guatemalteco violaba leyes laborales, denunciando la ausencia de registros de sindicatos, la inexistencia de tribunales de conciliación, la falta de inspecciones de trabajo y de ejecución de órdenes judiciales.

El panel, en un complicado fallo de más de 200 páginas, concluyó que “Estados Unidos no ha demostrado que Guatemala no cumplió con sus obligaciones”, en el marco del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica

El nuevo texto de la USTR se modificó a partir de lo que originalmente presentó en octubre -que reflejaba en gran medida el capítulo laboral incluido en el Acuerdo de Asociación Transpacífica- al agregar notas al pie diseñadas para aclarar partes polémicas de lo que es el llamado acuerdo del “10 de Mayo”, incluido en los acuerdos comerciales de Estados Unidos.

 

Un grupo de senadores demócratas, en una carta enviada al representante comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, argumentó que el nuevo capítulo laboral debe atacar o “definir estrechamente” el requisito de que las violaciones de la legislación laboral deben atribuirse a un “curso de acción sostenido o recurrente o inacción” para constituir una violación. También pidieron a la USTR que elimine por completo la disposición de “la forma que afecta el comercio”.

“Se debe tener en cuenta que hemos hecho propuestas serias en los capítulos sobre trabajo y medio ambiente que ayudarán a nivelar el campo de juego para los trabajadores y empresas estadounidenses y elevar los estándares en estas áreas”, dijo Lighthizer, en la Agenda de Política Comercial e Informe Anual de 2018.

En este mismo documento, Lighthizar expuso que si bien es cierto que los trabajadores en el sector manufacturero en México ganan salarios más altos frente a los de otros sectores, la brecha entre los cobrados por mexicanos y los estadounidenses en sus respectivos países sigue siendo sorprendente.

Los trabajadores manufactureros mexicanos reciben un promedio de 20 dólares por día, y los que se dedican a la fabricación de automóviles ganan alrededor de 25 dólares. En comparación, los empleados de la manufactura en Estados Unidos reciben un promedio de 160 dólares por día.

A finales de enero, en una carta enviada a Lighthizer, legisladores demócratas culparon a México por no continuar con los cambios legislativos derivados de las reformas laborales constitucionales y criticaron la “estructura de trabajo de estilo autoritario del país, las juntas de trabajo apiladas y los sindicatos alineados con el gobierno”.

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba