América del NorteComercio

Estados Unidos analiza la Autoridad de Promoción Comercial (TPA)

El gobierno y el congreso de Estados Unidos analizan la posibilidad de operar la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por su sigla en inglés).

Por lo general, el Congreso y el Presidente colaboran en la negociación y aplicación de los acuerdos comerciales de Estados Unidos.

Desde la Ley de Acuerdos Comerciales Recíprocos de 1934, el Congreso ha delegado periódicamente en el Presidente una autoridad limitada para reducir los aranceles mediante la proclamación de acuerdos comerciales recíprocos.

A medida que crecían las barreras comerciales no arancelarias, el Congreso adoptó la autoridad de “vía rápida” (ahora llamada TPA) en la Ley de Comercio de 1974 para establecer los objetivos de negociación comercial de Estados Unidos y procedimientos legislativos acelerados para la consideración de proyectos de ley de aplicación de los acuerdos comerciales, preservando al mismo tiempo sus prerrogativas constitucionales.

Autoridad de Promoción Comercial

La TPA más reciente, que el Congreso renovó en 2015 (P.L. 114-26), expiró en 2021.

Hasta ahora, la Administración Biden no ha solicitado la renovación de la TPA, y ha perseguido iniciativas comerciales como posibles acuerdos ejecutivos.

La posible renovación de la TPA podría implicar debates sobre las prioridades comerciales de Estados Unidos, los objetivos de negociación y los efectos de la política comercial en la economía nacional, las empresas y los trabajadores, incluido el papel de la Asistencia para el Ajuste Comercial (TAA).

La teoría económica muestra generalmente que el libre comercio es beneficioso a nivel nacional, aunque los beneficios y los costes de la liberalización del comercio pueden estar desigualmente distribuidos en un país.

Según esta teoría, los países producen y exportan bienes y servicios en los que tienen una mayor ventaja comparativa relativa, e importan los que no están disponibles en el país o se producen con menor eficacia.

Esto supone que los países adoptan un enfoque orientado al mercado, se rigen por normas similares y ofrecen un acceso recíproco al mercado.

Pros y contras

Los beneficios del comercio pueden incluir salarios más altos y crecimiento del empleo, una mayor variedad de productos disponibles a precios más bajos, aumento de la productividad, como en las industrias centradas en la exportación, y una asignación de recursos más eficiente gracias a la competencia y a las economías de escala.

Por el contrario, según un análisis del Congreso estadounidense, los costes de la liberalización del comercio pueden incluir algunas pérdidas de empleo y de empresas, y descensos salariales, debido a la competencia de las importaciones y a la deslocalización de la producción.

Estos beneficios y costes pueden variar según el sector. El impacto económico de la liberalización del comercio es difícil de medir y muy debatido, en parte debido a los muchos factores que influyen en la actividad económica.

La mayoría de los economistas coinciden en que la liberalización del comercio beneficia a la economía estadounidense en general, pero que tiene costes de ajuste para determinados sectores y regiones.

Los trabajadores y las empresas pueden necesitar más ayuda y políticas específicas para adaptarse a los efectos del comercio.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba