Oportunidades de Negocio

España lidera exportaciones de sandía en el mundo

España

lideró las exportaciones de sandía en el mundo en 2022, con embarques de 533 millones de dólares, según datos de Eurostat.

¿A dónde se dirigieron esas ventas? Principalmente a naciones europeas, en orden descendente: Alemania (200 millones de dólares), Francia (93 millones), Reino Unido (45 millones), Países Bajos (30 millones) y Suecia (21 millones).

A nivel global, otros exportadores relevantes son Marruecos, Irán, Estados Unidos, México, Países Bajos e Italia.

Antes, las exportaciones españolas de sandías mostraron la siguiente secuencia: 2019 (466 millones de dólares), 2020 (508 millones) y 2021 (555 millones).

La sandía es un fruto grande, carnoso y jugoso (más de 90% de la sandía es agua), con numerosas semillas, casi esférico, verdoso, pulpa de color rosado o rojo, y generalmente de sabor dulce (más raramente amarilla y amarga).

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, la sandía es una fruta milenaria cuyo origen se sitúa en África tropical. Su cultivo se remonta a unos 3,500 años, en el valle del Nilo, tal y como demuestran los jeroglíficos y las esculturas halladas en el antiguo Egipto.

Dado que no se disponen de citas sobre la sandía en la antigüedad clásica, se piensa que su introducción en el mundo grecorromano fue bastante tardía.

Exportaciones de sandía

Los árabes eran grandes consumidores de esta fruta a la que otorgaban propiedades desintoxicantes. Los europeos llevaron la sandía a América, donde su cultivo se difundió por todo el continente.

La sandía es muy apreciada por ser refrescante y rica en agua y sales. En concreto, es la fruta que mayor cantidad de agua contiene (95% de su peso), por lo que aporta muy poca energía y, en general, pocos nutrientes, aunque contiene cantidades apreciables de diversas vitaminas y minerales. Por todo ello es muy útil para dietas de adelgazamiento.

Para tomar en cuenta: lo más destacable en su composición es su contenido en carotenoides sin actividad provitamínica (luteína y licopeno), entre los que destaca el licopeno, ya que se encuentra en una elevada cantidad, siendo este alimento una de las principales fuentes dietéticas del fitoquímico.

Numerosos estudios han asociado el consumo de licopeno con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye los niveles de colesterol sanguíneo (por disminución de la síntesis de colesterol endógeno) e inhibe la oxidación de la fracción LDL-colesterol, y con la protección frente algunos tipos de cáncer como el de cervix, próstata, pulmón, mama y tracto digestivo (colon, recto, esófago, estómago, faringe, etc.).

Por otro lado, su alto contenido en agua estimula los riñones para que funcionen con más eficiencia, facilitando la eliminación de sustancias de desecho y toxinas, y mejorando la función renal.

 

Redacción Opportimes