Nota Destacada

Empresas propiedad de mujeres obtienen 1% de la contratación pública

Las empresas propiedad de mujeres representan sólo 1% de la contratación pública, reveló un informe difundido por el Centro de Comercio Internacional (ITC, por su sigla en inglés) que realizó la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA).

En los países desarrollados, la contratación pública representa casi 15% del producto interno bruto; en algunos países en desarrollo, esta cifra puede llegar a 40 por ciento.

“Resulta impactante que las empresas propiedad de mujeres representen apenas un 1% de este sector crucial”, resalta el informe.

Incluir más empresas de mujeres en los procesos de contratación pública puede empoderar económicamente a las mujeres y beneficiar a los gobiernos.

El informe incluye una guía de sugerencias prácticas para que los responsables de formular las políticas de las instituciones gubernamentales y las entidades contratantes diseñen e implementen un programa de contrataciones favorable a las empresas propiedad de mujeres.

A la hora de competir en las licitaciones públicas, las empresas propiedad de mujeres se enfrentan a seis barreras:

  1. Legislación y políticas nacionales insuficientes.
  2. Diseño de licitaciones inadecuado.
  3. Requisitos excesivos.
  4. Prácticas gubernamentales deficientes.
  5. Falta de información.
  6. Capacidad limitada.

Empresas propiedad de las mujeres

Los responsables de formular las políticas y las entidades contratantes pueden tomar medidas que se apliquen específicamente a cada barrera.

Estas forman parte de los pasos para empoderar a las empresas propiedad de mujeres a través de la contratación pública.

Desafíos

Las empresas propiedad de mujeres suelen citar la falta de información sobre oportunidades y requerimientos, la complejidad de los procedimientos y los estrictos requisitos financieros y de cualificación como obstáculos para ganar licitaciones públicas.

Pero los gobiernos tienen una responsabilidad. Pueden actuar como compradores y como promotores de una mayor participación de mujeres en la contratación pública.

Los gobiernos pueden aumentar la proporción de mujeres en la contratación directa e indirecta y crear diversidad de proveedores, al considerar opciones como objetivos mínimos, planes de subcontratación e iniciativas centradas en el desarrollo de habilidades.

Y lo que es igualmente importante, ellos pueden tomar la iniciativa de mostrar por qué invertir en empresas propiedad de mujeres a través de la contratación pública tiene sentido desde el punto de vista empresarial.

Esta publicación orienta a los responsables de formular las políticas, a los funcionarios encargados de las contrataciones y a otras partes interesadas sobre las formas en que pueden contribuir a mejorar la participación de las mujeres en la contratación pública.

Esta proporciona una guía paso a paso para evaluar el estado de su inclusión en la contratación pública, identificar las barreras a las que se enfrentan las mujeres, entender las opciones políticas y las oportunidades de contratación, diseñar una hoja de ruta y supervisar el progreso en el tiempo.

Asimismo, presenta estudios de caso de tres países que se encuentran a la vanguardia de esta iniciativa —Chile, Gambia y Nigeria—, que están encontrando soluciones a estos desafíos.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba