Inversiones

Empresas de Estados Unidos en China tendrían pérdidas millonarias

Una guerra comercial entre ambos no tiene sentido desde el punto de vista económico

Las medidas de represalia de China contra Estados Unidos afectarán a las empresas estadounidenses con sede en ese país asiático, de acuerdo con un análisis del Parlamento europeo.

Las empresas estadounidenses en China registraron ingresos por 517,000 millones de dólares y ganancias por 36,000 millones de dólares en 2015.

Desde 2001 hasta 2016, las importaciones estadounidenses de China aumentaron en un factor de 3.5, mientras que las exportaciones estadounidenses a China aumentaron por casi un factor de seis.

China es el mayor mercado de soja de los Estados Unidos (62% en 2016) y aviones (25% de los aviones de pasajeros de Boeing en 2016). También es el segundo mercado más grande para el algodón estadounidense (14% en 2016), el automóvil (17% en 2016) y los semiconductores (15% en 2016)

China ha indicado que tomará medidas de represalia, dirigidas a ciertos productos agrícolas que China considera que se venden por debajo de su valor en China y que Estados Unidos los subsidia injustamente.

Sin embargo, una guerra comercial entre ambos no tiene sentido desde el punto de vista económico, al golpear por igual a las empresas. Afectará negativamente tanto a los fabricantes chinos como a los proveedores ascendentes y a los distribuidores descendentes, incluidos los minoristas de los Estados Unidos.

A pesar de ser un líder dispuesto a forjar la arquitectura internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos tropezó con dificultades para comprometerse de manera incondicional con el “intergubernamentalismo” y el multilateralismo.

Uno de estos desafíos de “soberanía” surgió en relación con la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974. Esta ley nacional le permite al Poder Ejecutivo de Estados Unidos hacer cumplir unilateralmente los derechos estadounidenses bajo los acuerdos comerciales internacionales y responder a través de acciones de represalia a ciertas prácticas extranjeras “desleales” no cubiertas por los acuerdos comerciales.

Desde la perspectiva de Estados Unidos, la Sección 301 había sido consistentemente exitosa en la apertura de mercados a los exportadores e inversionistas de Estados Unidos alrededor del mundo.

Sin embargo, otras naciones comerciantes, especialmente las que integran a la Unión Europea, han objetado desde hace tiempo a varios aspectos de la Sección 301 que buscan abrir mercados extranjeros basados ​​en la amenaza de cierre de los mercados nacionales.

Esto le da a Estados Unidos un poder indebido y, lo que es más pernicioso, facilita la proliferación de acuerdos bilaterales, lo que socava la cooperación multilateral.

 

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: