Mercados

El T-MEC prohíbe aranceles a videos, software y juegos electrónicos

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) prohíbe la aplicación de derechos aduaneros y otras medidas discriminatorias a productos digitales distribuidos en forma electrónica, como libros, videos, música, software y juegos.

En general, el T-MEC está compuesto por 34 capítulos y 12 cartas paralelas, conserva la mayoría de los capítulos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), realizando cambios notables en las disposiciones de acceso al mercado para autos y productos agrícolas, y en normas como la inversión, la contratación pública y los derechos de propiedad intelectual.

El T-MEC promueve la colaboración en las medidas para hacer frente a los retos de ciberseguridad y, al mismo tiempo, procura promover las mejores prácticas del sector para mantener seguras las redes y los servicios.

También fomentar el acceso abierto a datos públicos generados por el gobierno, a fin de incrementar el uso innovador en aplicaciones y servicios comerciales.

Otra de sus cláusulas garantiza que se apliquen al mercado digital garantías exigibles de defensa del consumidor, incluso en materia de privacidad y comunicaciones no solicitadas.

El T-MEC asegura que no se restrinja el uso, por parte de los proveedores, de la autenticación electrónica o las firmas electrónicas, a fin de facilitar las transacciones digitales.

Además, limita la capacidad del gobierno de exigir la divulgación de códigos fuente y algoritmos de propiedad exclusiva, a fin de proteger en mayor medida la competitividad de los proveedores digitales.

EU tiene ventajas con el T-MEC

La Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés) considera que el dará ventajas a las empresas de Estados Unidos en el comercio digital frente a los competidores de sus dos vecinos.

El T-MEC asegura que se puedan transferir datos de manera transnacional y que se reduzcan al mínimo las restricciones con respecto a dónde se pueden almacenar y tratar los datos, a fin de reforzar y proteger así el ecosistema digital global.

Finalmente, limita la responsabilidad civil de las plataformas de Internet para contenidos de terceros que estas alojen o procesen, fuera del ámbito de las medidas de cumplimiento de la propiedad intelectual, y aumenta así la viabilidad económica de estos motores que dependen de la interacción y los contenidos de los usuarios.

 

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba