Industria

El hidrógeno y la descarbonización mundial 

Si bien hay muchos métodos para producir hidrógeno con bajas emisiones de carbono, el del hidrógeno verde es el más sostenible, lo que lo convierte en el método de producción ideal, destacó el gobierno de Reino Unido.El hidrógeno verde podría facilitar la descarbonización total del sector energético, gracias a la flexibilidad que presenta la producción y el almacenamiento del hidrógeno. El hidrógeno podría ser una opción adecuada para aquellos sectores en los que es difícil reducir el volumen de emisiones y hay pocas opciones de descarbonización, por ejemplo, los medios de transporte pesados (como la aviación, el transporte marítimo y el transporte de carga pesada por carretera).¿Qué es la descarbonización mundial? Se refiere a la reducción de las emisiones de carbono y otros gases de efecto invernadero con el objetivo de abordar el cambio climático y avanzar hacia una economía más sostenible y baja en carbono. Este proceso implica la transición de fuentes de energía basadas en combustibles fósiles hacia formas más limpias y renovables, así como la implementación de tecnologías y prácticas que minimicen las emisiones de carbono en diversos sectores.El hidrógeno con bajas emisiones de carbono puede producirse mediante electrólisis (utilizando electricidad con bajas emisiones de carbono, por ejemplo, de energía renovable o nuclear) o a partir de combustibles fósiles con captura, almacenamiento y utilización de carbono. Algunas empresas en el sector del hidrógeno verde son Siemens Energy, NEL ASA, Plug Power, Ballard Power Systems, McPhy Energy, ITM Power, Air Liquide, Enel Green Power, Ørsted y Hyundai Hydrogen Mobility.

Hidrógeno

Hay otros métodos de producción que también pueden tener bajas emisiones de carbono, como la gasificación de biomasa y la pirólisis de metano, siempre que cumplan determinadas normas, como la Norma Nacional del Reino Unido sobre el Hidrógeno con Bajas Emisiones de Carbono. El hidrógeno puede utilizarse como un combustible térmico, similar al gas natural, y para generar electricidad utilizando turbinas de gas modificadas o pilas de combustible. Además, el hidrógeno puede transformarse en diferentes combustibles y materias básicas, como el amoníaco. Gracias a esta versatilidad, el hidrógeno con bajas emisiones de carbono puede integrarse en las actuales cadenas de valor de exportación y facilitar una producción descarbonizada de aquellos productos que tradicionalmente han generado un gran volumen de emisiones, como el acero, el aluminio y el amoníaco.

 

Redacción Opportimes