Global

El déficit mundial de empleo alcanzó 473 millones de personas en 2022: OIT

El déficit mundial de empleo se situó en 473 millones de personas en 2022, lo que corresponde a una tasa de déficit de empleo de 12.3%, informó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La OIT es la agencia especializada de la ONU que se encarga de las cuestiones relacionadas con el trabajo en el mundo.

Entre sus objetivos principales se encuentra fomentar los derechos laborales, estimular oportunidades dignas de empleo, mejorar la protección social, y reforzar el diálogo en cuestiones relacionadas con el trabajo.

El déficit mundial de empleo es una nueva medida de la necesidad insatisfecha de empleo en el mundo.

Se compone de 205 millones de desempleados -lo que corresponde a una tasa de desempleo de 5.8%- y 268 millones de personas que tienen una necesidad insatisfecha de empleo, pero están fuera de la población activa porque no cumplen los criterios para ser considerados desempleados.

Esta brecha laboral es especialmente grande en el caso de las mujeres y en los países en desarrollo.

Aunque hombres y mujeres se enfrentan actualmente a tasas globales de desempleo similares, la brecha de empleo para las mujeres es de 15.0%, frente a 10.5% para los hombres.

Las responsabilidades personales y familiares (incluido el trabajo de cuidados no remunerado), el desánimo por la falta de oportunidades de empleo decente y la escasez de posibilidades de (re)formación pueden impedir a muchas personas buscar empleo o limitar su disponibilidad para trabajar a corto plazo.

Empleo

Los países de renta baja y media-baja presentan elevadas tasas de brecha laboral, entre 13 y 20%, mientras que los países de renta media-alta muestran una brecha en torno a 11% y los países de renta alta registran una brecha de sólo 8 por ciento.

A nivel mundial, alrededor de 2,000 millones de trabajadores tenían un empleo informal en 2022.

Mientras la incidencia del empleo informal se redujo en 5 puntos porcentuales entre 2004 y 2019, la recuperación del empleo tras la crisis Covid-19 se ha visto impulsada principalmente por el empleo informal, lo que ha provocado un ligero aumento de la incidencia de la informalidad.

La informalidad carece de muchas características de la relación laboral formal que son importantes para avanzar en la justicia social.

Por ejemplo, es mucho menos probable que estos empleos den acceso a los sistemas de protección social que sus homólogos formales.

En general, solo 47% de la población mundial está efectivamente cubierta por al menos una prestación de protección social, lo que significa que más de 4,000 millones de personas siguen careciendo de toda protección social.

En 2022, se calcula que 214 millones de trabajadores vivían en la pobreza extrema (ganando menos de 1.90 dólares al día por persona en términos de paridad del poder adquisitivo -PPA-), lo que corresponde aproximadamente a 6.4% de las personas empleadas.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba