América del NorteAsiaComercio

El déficit de EEUU se genera por China, no por el TLCAN: Márquez

Graciela Márquez, designada próxima Secretaria de Economía por el virtual nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dijo que el problema del déficit comercial de Estados Unidos no es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sino China.

Ella sugirió aplicar un método de valor agregado para la contabilidad del comercio. Por ejemplo, un televisor ensamblado en México con 80% de componentes asiáticos sólo se contabilizaría como 20% de México, no 100 por ciento. “En realidad, Estados Unidos tiene un gran superávit con México”, dijo Márquez en una entrevista con el diario Financial Times.

México y Canadá no son el problema de Estados Unidos, agregó. “Si el TLCAN se acaba, el déficit estadounidense con China aumentaría. El problema es China”, dijo.

Márquez estimó que podría alcanzarse una nueva versión “light” del TLCAN en septiembre u octubre de 2018.

“Veo la posibilidad de firmar un acuerdo, tal vez a fines de septiembre o principios de octubre”, añadió.

El 21 de mayo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, no descartó la posibilidad de aprobar una versión “light” o “delgadita” del TLCAN que no requiriera la aprobación legislativa.

“Creo que por ahora todavía estamos enfocados en un nuevo Tratado de Libre Comercio de Norteamérica que pudiera ser aprobado por el Congreso”, dijo entonces. “Pero fácilmente podríamos ver un acuerdo delgadito como una alternativa y eso es algo que el Presidente puede considerar”.

En el pasado, el Poder Ejecutivo de Estados Unidos ha negociado cambios limitados al TLCAN que no incluyen una enmienda formal y ha implementado estos cambios en la legislación nacional sin que el Congreso promulgue legislación adicional.

Por ejemplo, cambios recientes a las reglas de origen fueron llevados a cabo por la proclamación presidencial de conformidad con la autoridad legal existente en la Ley de implementación del TLCAN. Esta implementación siguió a la consulta del Congreso, pero no a una aprobación legislativa específica.

También el Congreso ha delegado autoridad al Presidente para ajustar ciertos aranceles en diversas disposiciones de la ley federal. Sin embargo, no está claro si el Presidente podría implementar un acuerdo renegociado sobre otros asuntos (por ejemplo, disposiciones de solución de controversias) bajo la autoridad existente sin que el Congreso haga cambios a la legislación de Estados Unidos.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba