América del NorteComercio

El Cuarto de Junto narra historia de negociaciones comerciales de México

El Cuarto de Junto creó una página web para narrar la historia de las negociaciones comerciales de México.

Antes que nada, El Cuarto de Junto se creó como un mecanismo para el diálogo directo entre la Secretaría de Economía y los sectores productivos nacionales.

En general, tiene la finalidad de estrechar las consultas a nivel técnico para puntualizar intereses y/o sensibilidades de los sectores involucrados.

La página web detalla que El cuarto de Junto ha celebrado más de 2,300 reuniones de trabajo documentadas en distintos países, desde la concepción del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) en el comienzo de la década de 1990, hasta la nueva negociación del mismo (hoy llamado T-MEC) que culminó con su puesta en marcha el 1 de julio del insólito 2020, pasando por negociaciones de acuerdos bilaterales y regionales, como los de América Latina, la Unión Europea, Japón y el TPP, por mencionar a los más complejos.

En particular hay un agradecimiento especial a todos los entrevistados que enriquecieron de manera sustantiva este proyecto: Guadalupe Albert, Herminio Blanco, Eduardo Bours, Emilio Cadena, Juan Pablo Castañón, Juan Cortina Gallardo, Luis de la Calle, Bosco de la Vega, Antonio del Valle Perochena, Antonio del Valle Ruiz, Enrique Espinosa, Jesús Flores, Juan Gallardo Thurlow, Sergio Gómez Lora, Claudio X. González, Belén González Boix, Ildefonso Guajardo, Guillermo Güemez, Moisés Kalach, María José Riquelme, Elsa Rojas, Carlos Salazar, Eugenio Salinas, Jesús Seade, Jaime Serra Puche, Eduardo Solís, Luis Téllez y Jaime Zabludovsky.

El Cuarto de Junto

Una de las grandes revoluciones que el TLCAN provocó en México fue la del conocimiento y del convencimiento, se dice en la misma página. La del conocimiento parte de mirarse en el espejo.

Cuando se desarrollaron –por parte del trazo inicial del Cuarto de Junto– las 140 monografías de los sectores productivos del país, la repercusión fue tener en la mano una gran radiografía de la economía mexicana, elaborada profesionalmente por los propios jugadores.

Era verse en el espejo, con todos los defectos y virtudes.

Para unos, los defectos suponían defenderse: impedir la apertura.

Para otros, transformarse: convertir las debilidades en fortalezas.

En pocas palabras, el Cuarto de Junto sirvió para que el sector privado mexicano tuviera verdaderamente un conocimiento más profundo de sí mismo, de tomar el pulso a la posición competitiva de sus industrias.

“Fue un gran espejo pedagógico de la situación competitiva de cada sector en México”, subraya Luis de la Calle, quien entonces trabajaba en la oficina que la Secofi estableció en Washington, misma que dirigía Herman Von Bertrab, para encabezar el cabildeo a favor de la aprobación del TLCAN.

Este trabajo profundo fue coordinado por Guillermo Güemez, con las aportaciones generosas de Fernando Solana, de Banamex.

T-MEC

Luego, en las negociaciones del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), los empresarios mexicanos establecieron 23 mesas temáticas para coordinar sus posicionamientos.

Para asesorarse en este proceso negociador, El Cuarto de Junto contrató tres despachos: Akin Gump Strauss Hauer & Feld LLP, basado en Washington DC; White & Case, con sede en Nueva York, e Iqom, establecido en la Ciudad de México.

En ese entonces, el Cuarto de Junto, llamado institucionalmente Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales (CCENI), fue encabezado por Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

También los empresarios crearon un “cuarto de inteligencia”, presidido por Moisés Kalach y encargado de hacer y coordinar análisis sobre los distintos sectores productivos.

El Cuarto de Junto suele realizar reuniones en hoteles adyacentes al punto donde se realizan las negociaciones entre los representantes de los gobiernos, en las embajadas de México o en la sede de la Secretaría de Economía.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba