Global

Economía china: exportaciones y Covid-19

La economía china presenta desafíos para impulsar sus exportaciones y hacer frente a la pandemia de Covid-19, destaca un análisis difundido por National Bank of Canada.

Aunque a principios de 2023 la atonía de los hogares chinos puede haberse visto compensada en parte por la fuerte demanda exterior, un modelo de crecimiento basado en las exportaciones ya no funciona en un mundo de desaceleración global.

Para seguir creciendo en 2023, la economía china necesitará el apoyo de un fuerte gasto de los consumidores. Una razón más para poner fin a la política de cero-Covid.

La transición a vivir con el virus podría ser dura, añade el análisis. La relajación de las restricciones de salud pública se produce en un momento en el que el número de nuevos casos está aumentando considerablemente.

Algunos atribuyen la ralentización de los últimos días a un marcado descenso del número de pruebas realizadas más que a una disminución de las infecciones.

Economía china

Varios factores sugieren que el panorama podría deteriorarse rápidamente. En primer lugar, solo 40% de las personas de 80 años o más han recibido la tercera dosis de la vacuna necesaria para una protección eficaz contra la variante Omicron.

Estas personas son susceptibles de sufrir una forma grave de la enfermedad y podrían aumentar la presión sobre un sistema hospitalario insuficientemente equipado para hacer frente a un repunte de casos.

Además, la llegada del año nuevo chino y los millones de viajes que la gente suele hacer para la ocasión podrían contribuir a la propagación del virus por todo el país.

Así pues, si China revoca de golpe sus medidas de salud pública, se prevé una oleada corta pero extremadamente intensa.

El análisis indica que un millón de personas podrían sucumbir al Covid desde ahora hasta que se alcance una inmunidad de rebaño suficiente.

Como estas cifras serán aparentemente inaceptables para el Partido Comunista Chino, se prevé una reapertura parcial salpicada de cierres parciales para que el sistema sanitario recupere el aliento. Esto provocaría una oleada de infecciones algo más prolongada pero menos grave.

Las consecuencias económicas seguirían siendo considerables. Se espera que muchos hogares limiten sus actividades, incluso en los lugares donde se levanten completamente las restricciones.

Al menos, Pekín parece estar preparando el terreno para un escenario de este tipo impulsando su estímulo monetario.

A finales de noviembre, el Banco Popular de China anunció que reduciría el coeficiente de reservas obligatorias en 25 puntos básicos a partir del 5 de diciembre, inyectando unos 70,000 millones de dólares en la economía.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba