Industria

Demanda mundial de cobre subirá 50%

Wood Mackenzie estima que para 2040, la demanda mundial de cobre será un 50% mayor que en 2020.

De entrada, las propiedades eléctricas del cobre y su asequibilidad en relación con otros metales con propiedades similares (plata y oro) lo hacen indispensable.

Además, según Rigel Resource Acquisition Corp., una compañía de cheques en blanco, el cobre se utiliza en turbinas eólicas, vehículos eléctricos y sus estaciones de carga, paneles solares y baterías, así como en aplicaciones industriales y de consumo más convencionales, como cableado eléctrico y sistemas de plomería en la construcción residencial y no residencial y electrodomésticos, artículos electrónicos y otras aplicaciones industriales.

Por lo general, una compañía de cheques en blanco es especulativa y es una compañía en etapa de desarrollo que no tiene un plan de negocios establecido o su plan de negocios se basa en una fusión o adquisición con otra compañía o compañías.

Como otra referencia, Goldman Sachs Commodities Research estima que el consumo anual de cobre para usos finales ecológicos aumentará de 998 kT en 2020 a 5400 kT en 2030, lo que equivale a una tasa de crecimiento compuesto anual de 18 por ciento.

Así, como resultado de este crecimiento, Wood Mackenzie estima que la demanda de cobre superará la oferta en más de 6.200 kT para 2030, lo que equivale aproximadamente a 25% de la capacidad actual de suministro de cobre en todo el mundo.

Este déficit proyectado en el suministro supera la cantidad total de cobre producida en 2020 en Chile, la mayor fuente de cobre del mundo.

Demanda mundial de cobre

De acuerdo con Harris Associates Investment Trust, la demanda de cobre es actualmente bastante fuerte y, en su evaluación, seguirá siendo sólida debido a:

1) Una amplia inversión en infraestructura en China y en otros lugares.

2) La continua recuperación industrial mundial.

3) Su uso en iniciativas ambientalmente favorables, como inversión en redes, renovables y electrificación de la movilidad.

Mientras el precio del cobre es volátil y se ve afectado principalmente por la oferta y la demanda mundial de cobre, la demanda de ese metal está significativamente influenciada por el nivel de actividad económica industrial global.

En los últimos años, la demanda se ha visto respaldada por un fuerte consumo de los países de reciente industrialización, que continúan en un período de crecimiento económico intensivo en cobre a medida que desarrollan su infraestructura (como China).

Aparte de Estados Unidos, Canadá y Australia, la mayor parte del suministro de concentrado de cobre (la materia prima) proviene de fuera de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba