Jets Privados Jets Privados Toluca
América del NorteComercio

¿Cuáles son las demandas de Estados Unidos a Canadá en el TLCAN?

Entre sus demandas para actualizar el TLCAN, Estados Unidos quiere la desaparición del Capítulo 19 que regula casos de dumping y subsidios prohibidos, una mayor apertura de los medios y del mercado lácteo de Canadá y ciertas restricciones al mercado estadounidense automotriz.

Este es el desglose de sus demandas:

El capítulo 19

Estados Unidos busca disolver el mecanismo binacional de solución de controversias que establece disciplinas para resolver disputas derivadas de la modificación estatutaria de leyes antidumping o de derechos compensatorios, o como resultado de medidas impuestas en ambos casos por algún país de América del Norte sobre los bienes de una parte exportadora del TLCAN.

El Capítulo 19 estipula la revisión por parte de un panel binacional de las determinaciones finales en las investigaciones por prácticas de dumping o subsidios prohibidos realizadas por las partes del TLCAN, en lugar una revisión judicial en los tribunales nacionales.

Para el gobierno canadiense, el Capítulo 19 ha sido de gran importancia, incluso desde que se negociaba el acuerdo bilateral con Estados Unidos que precedió al TLCAN.

En 1987, cuando se trataba el acuerdo comercial bilateral Canadá-Estados Unidos, éste se negaba a la inclusión del Capítulo 19, por lo que los negociadores canadienses abandonaron la mesa de diálogo en Washington.

La divergencia tuvo que ser resuelta a nivel de los mandatarios, Brian Mulroney y Ronald Reagan, y el Capítulo 19 quedó incluido en el acuerdo bilateral y también en el trilateral con México (TLCAN), que arrancó en 1994.

Ahora, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha declarado que un sistema de resolución de disputas equitativo es esencial para cualquier pacto comercial firmado por Canadá, incluido un TLCAN renegociado.

Sistema de suministros de lácteos

Otra de las demandas se relaciona con el hecho de que los productores de leche estadounidenses están preocupados por las restricciones a sus exportaciones de leche ultrafiltrada.

Este producto de alto contenido proteínico, no desarrollado en el momento de la primera negociación del TLCAN, y sin ninguna línea arancelaria adjunta, ha sido uno de los únicos productos lácteos exportados libremente a Canadá.

Sin embargo, una nueva estrategia canadiense de fijación de precios de los ingredientes ha puesto en peligro ese acceso al incentivar a los procesadores de productos lácteos canadienses a utilizar ingredientes nacionales en lugar de importados.

Los sectores de productos lácteos, huevos y aves de corral de Canadá operan bajo la administración del suministro, un sistema de cuotas y aranceles que protege a los productores canadienses de la competencia extranjera mediante el cobro de gravámenes de hasta 275% sobre las importaciones.

Canadá utiliza sistemas de administración de suministros para regular sus industrias de leche, pollo, pavo y huevo.

El régimen de gestión del suministro del Canadá comprende los contingentes de producción, las juntas de comercialización de productores para regular los precios y la oferta, y los contingentes arancelarios (cupos) para las importaciones.

De acuerdo con la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés), el régimen de gestión del suministro de Canadá limita severamente la capacidad de los productores estadounidenses para aumentar las exportaciones a Canadá por encima de los niveles de los contingentes arancelarios e infla los precios que los canadienses pagan por los productos lácteos y avícolas.

Bajo el sistema actual, las importaciones estadounidenses por encima de los niveles de cuota están sujetas a aranceles prohibitivamente altos (por ejemplo, 245% para el queso y 298% para la mantequilla).

Negociación automotriz

Canadá solicitó a Estados Unidos un acuerdo paralelo que le garantice quedar excluido de futuras medidas restrictivas en el mercado automotriz estadounidense, de acuerdo con fuentes consultadas y medios estadounidenses.

El gobierno canadiense busca cláusulas similares a las que obtuvo México, a través de cartas paralelas, en las que se limitaría el grado de afectación futuro de la industria de Canadá.

México y Estados Unidos acordaron fijar un cupo que toparía las exportaciones de autopartes de México libres de arancel a un nivel de aproximadamente 20% superior al valor actual de sus ventas externas de esos productos a Estados Unidos.

Otorgando un mayor margen, tal acuerdo permitiría a Estados Unidos establecer aranceles por “seguridad nacional” a las importaciones que estén por encima del límite de 2.4 millones de vehículos originarios de México al año.

Ese monto es 40% superior a los automóviles que México vendió a su vecino del norte.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado repetidamente con imponer aranceles a los vehículos y autopartes canadienses, si el gobierno federal no llega a un acuerdo con Washington sobre una revisión del pacto comercial continental.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, inició el 23 de mayo una investigación sobre si las importaciones de automóviles, camionetas, autopartes y camiones livianos representan una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, lo que podría concluir en la fijación de aranceles globales a esos productos.

La esencia general de las propuestas estadounidenses parece estar dirigida a reducir los déficits comerciales bilaterales con Canadá y México y devolver los empleos de manufactura a los Estados Unidos.

Aspectos culturales

La Comisión Canadiense de Radiodifusión y Telecomunicaciones (CRTC) impone cuotas que determinan tanto el gasto mínimo de programación (CPE) como la cantidad mínima de programación en Canadá que los radiodifusores canadienses autorizados deben llevar (cuota de exposición).

Los grandes grupos de radiodifusores privados en inglés tienen una obligación CPE equivalente al 30% de los ingresos brutos del grupo a partir de sus señales convencionales, especialidades y servicios de pago.

“Sería una renuncia a nuestra soberanía y nuestra identidad y eso es algo que simplemente no aceptaremos”, dijo Trudeau. “Entonces, dejamos muy claro que defender esa exención cultural es algo fundamental para los canadienses y, nuevamente, no firmaremos un acuerdo que sea malo para Canadá y, francamente, eliminar una exención cultural sería malo para los canadienses”.

En marzo de 2015, la CRTC eliminó la cuota total de contenido canadiense de 55% durante el día.

No obstante, CRTC mantuvo la Cuota de Exposición para horario estelar al 50% a partir de las 6 p.m. a las 11 p.m.

Los servicios especializados y los servicios de televisión de pago que no forman parte de un gran grupo de transmisión privado en inglés ahora están sujetos a un requisito del 35% durante todo el día, sin una cuota de horario de máxima audiencia.

Para la televisión por cable y los servicios de transmisión directa al hogar, más del 50% de los canales recibidos por los suscriptores deben ser canales canadienses.

Los canales no canadienses deben ser preaprobados (“listados”) por la CRTC.

El CRTC también requiere que el 35% de las selecciones musicales populares emitidas en la radio califiquen como “canadienses” bajo un sistema de puntos determinado por el gobierno canadiense.

 

pleca

Tags

Related Articles

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!
Close
Close
A %d blogueros les gusta esto: