Nota Destacada

Consecuencias para Ecuador por ser una economía dolarizada

El dólar de los Estados Unidos es la moneda de curso legal en el Ecuador desde marzo de 2000, de modo que opera como una economía dolarizada.

Como consecuencia de ello, Ecuador no puede implementar una política monetaria activa e independiente, lo cual limita su capacidad para responder a los riesgos externos, aunque contribuye al mismo tiempo a la estabilidad macroeconómica.

Por sus características de economía dolarizada, la política fiscal es el principal instrumento de ajuste macroeconómico del que dispone el Ecuador.

La Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal fija límites al crecimiento anual del gasto primario del Gobierno central, el cual no debe exceder del 3.5% en términos reales (excluido el gasto de capital), y dispone que el déficit fiscal como porcentaje del PIB (excluidos los ingresos derivados de las exportaciones de petróleo) debe disminuir en un 0.2% cada año. También se fija también un límite del 40% del PIB para la deuda pública.

Economía dolarizada, sus efectos

Sin embargo, según la OMC, estos objetivos no se han logrado, ya que el gasto público ha seguido aumentando, mientras que los ingresos han caído.

Como resultado, el Ecuador registró un déficit fiscal todos los años entre 2011 y 2017, año en el que representó el 4,5% del PIB. La Ley Orgánica para el Fomento Productivo, Atracción de Inversiones, Generación de Empleo, y Estabilidad y Equilibrio Fiscal de 2018 intenta lograr un ajuste fiscal que permita reducir el déficit fiscal de forma gradual hasta situarlo en un 2.3% del PIB en 2021.

Por otra parte, la cuenta corriente de la balanza de pagos del Ecuador presenta ciertas características estructurales específicas, como son un déficit de la balanza de servicios, un déficit sustancial de la balanza de renta y una gran dependencia de las transferencias corrientes, en particular de las remesas. El saldo de la balanza comercial de mercancías varía considerablemente, influenciado por la fluctuación de los precios del crudo.

El déficit de la balanza de renta se explica principalmente por los pagos relacionados con las inversiones directas y otras inversiones en el Ecuador, vinculadas en gran medida al sector del petróleo y a actividades mineras.

En tanto, las remesas, que en total ascendieron a 2,840 millones de dólares en 2017, son una importante fuente de financiación del consumo privado en el Ecuador, y constituyen un importante apoyo a la demanda interna. La cuenta corriente de la balanza de pagos del Ecuador mostró déficits moderados en el periodo comprendido entre 2011 y 2014.

Sin embargo, en 2015, el déficit aumentó a un equivalente al 2,2% del PIB debido en particular a una fuerte caída de las exportaciones causada principalmente por los menores precios del petróleo.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: