América del NorteComercio

México alista alza de aranceles a importaciones de Estados Unidos por caso del atún

pleca

La Organización Mundial del Comercio (OMC) autorizó que México puede imponer a Estados Unidos represalias por 163.13 millones de dólares anuales por haber restringido con el etiquetado Dolphin Safe (delfín seguro) las importaciones de atún mexicano violando las normas internacionales.

Tras conocerse el fallo, la Secretaría de Economía comunicó que solicitará “inmediatamente” la autorización para suspender beneficios a Estados Unidos, lo que implica que subirá aranceles a ciertos productos que importa de Estados Unidos.

Ésta es la segunda ocasión que la OMC permite aplicar a México represalias contra su vecino del norte. La primera ocurrió en el 2009, cuando le suspendió beneficios por 2,400 millones de dólares tras ganar un caso relacionado con el bloqueo al servicio de transporte transfronterizo de carga por carretera, lo que presionó para que Estados Unidos abriera ese servicio.

Esta nueva resolución de la OMC ocurre tras amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de elevar unilateralmente sus aranceles a productos mexicanos y cuando está por comenzar la renegociación de Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El tribunal de la OMC ratificó que el sello Dolphin Safe, otorgado por el gobierno estadounidense con el supuesto objetivo de proteger la vida de los delfines, se le ha negado a los industriales mexicanos de manera discriminatoria.

La OMC señaló que este caso es relevante porque lleva ya más de ocho años, al ser iniciado por México en octubre del 2008.

En el 2015, tras ganar otro caso ante la OMC por etiquetado de carne, México amagó con suspender beneficios a Estados Unidos por 560 millones de dólares y dijo entonces que para ello consideraba afectar las importaciones estadounidenses de frutas, verduras, jugos, carne, productos lácteos, maquinaria, muebles y electrodomésticos. Estas represalias no se hicieron efectivas, dado que Estados Unidos revirtió la medida después de conocer el fallo.

Ya Estados Unidos ha hecho algunos cambios en sus normas de etiquetado de atún, pero México ha argumentado que aun así la restricción permanece. Otro panel de la OMC resolverá sobre ello, aunque México ya puede aplicar las represalias. México reconoció, durante el proceso de arbitraje, que deberá suspender toda medida de represalia que imponga si la segunda ronda de procedimientos relativos al incumplimiento, actualmente en marcha, diera como resultado la determinación de que la medida sobre el atún del 2016 se ajustó a las obligaciones contraídas por Estados Unidos en la OMC.

El sello Dolphin Safe se le ha negado a México aun cuando lleva observadores independientes para verificar maniobras de protección al delfín. Estados Unidos ha obstaculizado de distintas formas la entrada del atún mexicano desde 1980, primero por medio de embargos y luego con barreras no arancelarias.

Tags
Show More

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
Close
A %d blogueros les gusta esto: