Home 15 Comercio 15 EL TLCAN NO SE PUEDE RENEGOCIAR, SERIA UNA LOCURA: HERMINIO BLANCO
Foto: AS-COA. “El TLCAN tiene un equilibrio muy bien trabajado; empezar a abrirlo sería una locura, porque se desbarata. No se puede abrir, porque las cosas se empiezan a caer como fichas de dominó”, advirtió Blanco.

EL TLCAN NO SE PUEDE RENEGOCIAR, SERIA UNA LOCURA: HERMINIO BLANCO

pleca

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no puede darse, porque implicaría una alta probabilidad de cancelarlo, afirmó Herminio Blanco, quien fue el Jefe Negociador de ese documento por parte del gobierno de México.

cuadro eu

“El TLCAN tiene un equilibrio muy bien trabajado; empezar a abrirlo sería una locura, porque se desbarata. No se puede abrir, porque las cosas se empiezan a caer como fichas de dominó”, advirtió, en una nota publicada por El Economista.

El artículo 2,205 del TLCAN establece la posibilidad de que una parte contratante deje de serlo previa notificación, con seis meses de anticipación.

Tras concluir las negociaciones de este tratado, que cumplió en enero pasado 22 años en vigor, Blanco fundó en 2005 la consultoría en comercio internacional Iqom, fue candidato finalista en 2013 a dirigir la Organización Mundial de Comercio (OMC) y asesoró al gobierno mexicano en las negociaciones de Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

“Los equilibrios en una negociación de este tipo (en el TLCAN) se lograron de una manera casi al filo de la navaja antes de que se rompieran las negociaciones”, recordó.

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el candidato republicano, Donald Trump, ha declarado que si México no quiere renegociar el TLCAN, impulsaría la salida de su país de ese acuerdo e, incluso, de la OMC; mientras que su rival, Hillary Clinton, ha cuestionado el TPP, al igual que Trump.

Trump amenazó con que si no se le permite elevar los aranceles unilateralmente a las importaciones de países como México y China, Estados Unidos se saldría de la OMC, a la que calificó de ser un “desastre”.

Blanco puso como ejemplo que los mayores desajustes con una renegociación del TLCAN estarían en el sector automotriz y en el comercio del maíz, y planteó la posibilidad, en ese escenario, de cierres de plantas y de un incremento en las importaciones estadounidenses de autos originarios de Asia.

“Una cosa es lo que se dice durante la elección y otra lo que se hace cuando uno ya se sienta en la silla presidencial, con todas las responsabilidades que eso significa y además con la obligación de escuchar a la gente que diga: señor Presidente si usted hace esto, los mexicanos van a hacer esto, y aquí tenemos a la industria automotriz de Estados Unidos, los productores de maíz, los productores de esto y de esto otro, que van a estar muy descontentos.

“Además, vamos a tener que cerrar varias plantas que están aquí y las importaciones de automóviles en vez de disminuir van a aumentar, se van a venir de China o de Corea”, comentó.

En su campaña, Trump recordó que el expresidente demócrata Bill Clinton negoció este tratado y relacionó a la esposa de éste y adversaria, Hillary Clinton, con el apoyo a casi todos los acuerdos comerciales que actualmente “están destruyendo al país”, como el TLCAN y el TLC con Corea del Sur.

Trump ha dicho que impondría aranceles de 35% a las importaciones de automóviles originarios de México y de 45% a las importaciones generales originarias de China.

México exportó vehículos automotores por unos 52,000 millones de dólares en el 2015, por lo que un impuesto de 35% sumaría un pago de 18,200 millones de dólares. El caso de China es más impensable aun: sus ventas al mercado estadounidense fueron por 411,000 millones de dólares, de modo que tendría que pagar aranceles por 185,000 millones de dólares.

Blanco consideró que para que haya una renegociación del TLC de América del Norte, deben estar de acuerdo los tres países y consideró que esta posibilidad “no está abierta”.

“La negociación del TLCAN fue muy complicada, al final del día, después de sesiones interminables, donde los gobiernos respaldados por sus diferentes sectores privados, llagaron a una posición, hicieron sacrificios, tomaron costos en algunos sectores o en algunos capítulos a cambio de beneficios que uno sintió que eran mayores en otros sectores u otros capítulos”, dijo.

Blanco planteó que la renegociación ya se dio implícitamente, dado que el TPP incorpora las disciplinas del TLCAN y “las innovaciones” que se han dado en los últimos 22 años.

El TPP, un tratado de libre comercio, se firmó el 4 de febrero por los ministros de comercio de Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Aún falta su ratificación por los respectivos congresos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: