América del NorteComercio

Comercio y pandemias: sus vínculos históricos

La Organización Mundial de Comercio (OMC) destacó casos de la historia relacionados con comercio y pandemias a nivel global, tal como ahora ocurre.

Al respecto, en un informe, la OMC comienza narrando que la movilidad relacionada con el comercio puede contribuir a la propagación de una epidemia, las razones por las que los humanos se mueven son irrelevantes para el hecho de que este movimiento puede propagar enfermedades.

Por ejemplo, la migración internacional (es decir, el movimiento de personas que cambian de residencia desde su país de origen a un país de destino) puede contribuir a la propagación de enfermedades infecciosas a través de las fronteras, como quedó demostrado para Covid-19.

Lo mismo ocurre con el movimiento de trabajadores en el sector logístico, como los camioneros.

Además hay varios otros casos en la historia de la humanidad de movilidad humana relacionada con el comercio que permite la propagación de enfermedades transmisibles.

Por ejemplo, la peste bubónica llegó a Europa en octubre de 1347 después de que 12 barcos comerciales del Mar Negro atracaran en el puerto de Messina, Italia, resultando en la pandemia de “Peste Negra” 1347-51.

Asimismo, el último gran brote de peste en Europa ocurrió en 1720, cuando los miembros de la tripulación de un carguero del Líbano que transportaba textiles propagaron la peste a la ciudad de Marsella en Francia.

Comercio y pandemias

A tenor de la OMC, se cree que las primeras infecciones de humano a humano de Covid-19 en Europa pueden haber tenido lugar en enero de 2020 en Starnberg, Alemania, cuando un proveedor local de repuestos para automóviles organizó una sesión de capacitación con un colega chino de su operación en Wuhan, China.

En la pandemia de Covid-19, más países conectados internacionalmente registraron sus primeros casos de infecciones por Covid-19 significativamente antes que los países menos conectados.

Sin embargo, en la interrelación comercio y pandemias, el vínculo entre la movilidad humana relacionada con el comercio y la propagación de enfermedades transmisibles es ambigua.

Una menor exposición a la movilidad internacional puede estar asociada con un mayor daño durante las pandemias, a través de varios mecanismos.

Primero, los países más aislados con una exposición menos frecuente a una variedad de patógenos pueden desarrollar menos inmunidad cruzada para reducir el daño de las nuevas enfermedades transmisibles.

En segundo lugar, el aislamiento de un país puede complicar la vigilancia coordinada a nivel mundial.

En tercer lugar, es probable que la exposición a la movilidad internacional permita a los países desarrollar ingresos más altos, sistemas de salud más sólidos y una mayor capacidad de innovación.

Estos, a su vez, pueden reducir los daños relacionados con la pandemia.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba