Mercados

Comercio internacional impacta a la biodiversidad

El comercio internacional tiene impactos sobre la biodiversidad, de acuerdo con descubrimientos empíricos expuestos en un análisis del Parlamento Europeo.

Hay grandes impactos de las plantaciones de monocultivo destinadas a la exportación, destaca el documento: estos cultivos han reemplazado a la sabana, los pastos naturales y, cada vez más, los bosques tropicales.

Los ejemplos bien conocidos son los de la expansión de tierras dedicadas a la soja en América del Sur, principalmente exportadas a la Unión Europea y China; de las exportaciones de aceite de palma (incluidos los biocombustibles), que han llevado a la destrucción de las tierras de turba y los bosques primarios (Indonesia, Malasia y cada vez más África subsahariana); astillas de madera y pulpa de papel hechas de bosques plantados de alto rendimiento que han reemplazado al bosque primario (América del Sur); y frutas como aguacates y mangos (América Central), algodón (India), azúcar (Brasil, Tailandia, cono de África del Sur), caucho, etc.

Comercio internacional

Como otra muestra, la deforestación aumenta significativamente (también en términos estadísticos) durante los tres años posteriores a la promulgación de un acuerdo comercial regional, que coincide con un aumento en la conversión de tierras agrícolas.

comercio internacional
Cuadro: Parlamento Europeo.

En general, la deforestación y la expansión de la tierra agrícola son impulsadas por los países en desarrollo en los trópicos, lo que sugiere que la liberalización del comercio internacional no solo aumenta la deforestación neta sino que también puede cambiar la deforestación a lugares ecológicamente sensibles.

La liberalización del comercio internacional puede estar vinculada a la destrucción de hábitats. Los principales impactos del comercio en los hábitats surgen de las exportaciones de productos minerales y fósiles (sobre los cuales la UE no tiene barreras arancelarias mínimas), a través de infraestructura como minas, tuberías, carreteras, puertos.

Sectores productivos y medio ambiente

También las exportaciones de productos minerales y agrícolas han contribuido a la contaminación del agua y el aire, que complementa el efecto de las pérdidas de hábitat y puede generar una pérdida dramática de biodiversidad en áreas remotas.

Algunos ejemplos de ello, según el análisis del Parlamento Europeo, son los de la destrucción de la vida marina en las llamadas “zonas muertas” en el Golfo de México, causadas por los nutrientes transportados desde el cinturón de trigo y maíz de Estados Unidos; de las importantes pérdidas de biodiversidad causadas por la contaminación del agua y las costas en la cuenca del Amazonas y el Congo relacionadas con la extracción de petróleo y minerales para la exportación; de la destrucción de los arrecifes de coral en Australia, vinculada a la contaminación del agua de una gran industria de extracción de carbón cuya producción se exporta principalmente.

Esto puede resumirse, por ejemplo, en términos de flujos internacionales de amenaza a la biodiversidad, con los países europeos entre los principales importadores.

Reino animal

En general, 30% de las amenazas globales de especies se deben al comercio internacional (excluyendo el impacto de especies invasoras).

Las exportaciones de Indonesia a Estados Unidos y China generan altos impactos, con 20 especies perdidas en cada una de las dos regiones exportadoras.

Se estima que 485 especies actualmente enfrentan un alto riesgo de extinción en 174 países, y aproximadamente un tercio de ellas son el resultado de los patrones actuales de uso de la tierra que pueden vincularse a los bienes exportados.

Con respecto a la pérdida de biodiversidad específicamente vinculada al comercio internacional agrícola, principalmente a través de la destrucción de hábitats, pero también a través de la contaminación por pesticidas, se estima que 83% de la pérdida total de especies se debe a la agricultura para el consumo interno, mientras que el 17% se debe a la producción para la exportación.

La mar

El comercio internacional también representa una parte significativa de la pérdida de biodiversidad en el sector marino, siempre de conformidad con el mismo análisis.

En el caso de la sobreexplotación, las exportaciones se han identificado como un factor importante del colapso de las pesquerías, y explican en parte por qué 93% de la población de peces está totalmente o sobreexplotada.

Sin embargo, las exportaciones no parecen tener un impacto importante en el colapso de las pesquerías gestionadas a través de cuotas de pesca, por ejemplo.

En términos más generales, la liberalización del comercio internacional induce el colapso y el uso excesivo de las poblaciones de peces en países con una gobernanza laxa, mientras que no afecta significativamente la sobreexplotación en países que exhiben altos niveles de gobernanza.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba