Inversiones

Canadá requiere inversiones inteligentes

El gobierno canadiense considera que se necesitan inversiones inteligentes en áreas como los minerales críticos, la energía, la agricultura y los vehículos eléctricos para ayudar a hacer de Canadá un líder en las tecnologías limpias y digitales con las que cuenta el mundo.

Asimismo, la educación, la formación y el desarrollo de capacidades serán cruciales para garantizar que los canadienses prosperen en una economía cambiante.

A la luz de la Ley de Reducción de la Inflación de Estados Unidos, el gobierno canadiense cree que habrá que tomar medidas significativas para garantizar que Canadá siga siendo competitivo en Norteamérica y en el mundo.

Canadá afronta el futuro con muchos puntos fuertes: una población altamente cualificada, un modo de vida y una sociedad que atraen a personas de todo el mundo y abundantes recursos naturales.

Pero Canadá necesitará capital para financiar las enormes inversiones necesarias para afrontar los retos del futuro.

En Canadá, la transición a una economía neta cero exigirá importantes inversiones tanto de los gobiernos como del sector privado.

También se necesitarán inversiones para limitar las vulnerabilidades estratégicas de las cadenas de suministro.

En el pasado, la fuerte inversión en el sector del petróleo y el gas compensaba la debilidad de otros segmentos de la economía.

A medida que el mundo avanza hacia el cero neto, el crecimiento de la inversión mundial en ese sector ha disminuido, y la debilidad histórica de la inversión empresarial en Canadá se ha hecho más patente.

Inversiones inteligentes

Las empresas canadienses han invertido en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) sólo la mitad que sus homólogas estadounidenses.

Este tipo de inversiones impulsan el crecimiento de la productividad y son esenciales para equipar a los trabajadores canadienses para que tengan éxito en la economía del futuro.

Aunque en los últimos 12 meses las principales empresas de la economía canadiense han realizado algunas nuevas inversiones, éstas siguen estando un 1,2% por debajo de su nivel anterior a la pandemia.

En particular, la inversión en el sector del petróleo y el gas sigue siendo débil a pesar de la fuerte subida de los precios del petróleo tras la invasión ilegal rusa de Ucrania.

Esta debilidad de la inversión empresarial también se ha reflejado en los resultados de la inversión extranjera directa (IED) en nuevos proyectos de capital, el tipo de inversiones denominadas greenfield que contribuyen a la capacidad productiva de Canadá.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba