Logística

El camión autónomo provocaría la pérdida de 4.4 millones de choferes: OCDE

pleca

La transición hacia los camiones sin conductor puede provocar la pérdida de 4.4 millones empleos, advirtió el Foro Internacional del Transporte (ITF, parte de la OCDE) y tres organizaciones asociadas.

En un informe durante en su reunión anual en Leipzig, Alemania, el ITF lanzó recomendaciones para enfrentar estos cambios derivados de los camiones autónomos.

Los camiones de conducción autónoma contribuirán al ahorro de costos, la reducción de las emisiones y la mejora de la seguridad en carretera. Asimismo, podrían dar respuesta a la falta de transportistas profesionales que sufre el sector del transporte por carretera, según el estudio.

No obstante, de acuerdo con un escenario posible, los camiones automatizados podrían reducir la demanda de transportistas entre 50 y 70 % en Estados Unidos y Europa antes de acabar 2030, con la consiguiente desaparición de hasta 4.4 millones de empleos sobre una previsión de 6.4 millones de profesionales del transporte por carretera.

Aunque el auge de los camiones sin conductor disuada a los nuevos aspirantes de entrar en el sector, más de 2 millones de transportistas de los Estados Unidos y Europa se podrían ver desplazados directamente, de acuerdo con algunos escenarios considerados en el informe.

El informe presenta cuatro recomendaciones para ayudar a gestionar la transición hacia el transporte sin conductor por carretera:

  1. Instaurar un consejo asesor de transición que oriente sobre cuestiones laborales.
  2. Considerar un sistema de permisos temporales para gestionar el ritmo de adopción de esta tecnología.
  3. Establecer, a escala internacional, estándares, normas de tráfico y normativas de vehículos para los camiones de conducción autónoma.
  4. Continuar con los proyectos piloto con camiones sin conductor para poner a prueba los vehículos, la tecnología en red y los protocolos de comunicaciones.

Estas recomendaciones fueron acordadas conjuntamente por organizaciones que representan a los fabricantes de camiones, los operadores de camiones y los sindicatos de trabajadores del transporte, bajo los auspicios de una organización intergubernamental. Esta amplia coalición de partes interesadas otorga un peso considerable a este llamamiento a la acción.

El informe fue elaborado conjuntamente por la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte y la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU), el organismo global que representa al sector del transporte por carretera, en un proyecto dirigido por el IFT .

José Viegas, secretario general del ITF, dijo que el uso de camiones sin conductor podría consolidarse en muchas carreteras en los próximos 10 años. Los camiones de conducción autónoma ya operan en entornos controlados como puertos o minas.

“Se están efectuando pruebas en carretera abierta en muchas regiones, como los Estados Unidos y la Unión Europea. Los fabricantes están invirtiendo grandes sumas en la automatización y son numerosos los gobiernos que revisan activamente sus normativas. Prepararnos ahora para el potencial impacto social negativo de la pérdida de empleos reducirá los riesgos en caso de una transición rápida”, dijo.

El ITF es una organización intergubernamental integrada por 57 países miembros. Como única organización internacional que comprende todos los modos de transporte, actúa como un thinktank de políticas y organiza la cumbre anual de ministros del sector.

Erik Jonnaert, secretario general de la ACEA, afirmó que la armonización internacional de las normas es crucial para sacar el máximo partido a la tecnología de camiones sin conductor.

“Necesitamos estándares, legislación y procesos de ámbito internacional para introducir en las normas de tráfico las excepciones pertinentes para los camiones de conducción autónoma. De lo contrario, corremos el riesgo de enfrentarnos a una amalgama de normas y reglamentos que podría disuadir a fabricantes y usuarios de la carretera de invertir en los vehículos automatizados”, agregó.

La ACEA es la defensora de la industria del automóvil de Europa y representa a los 15 principales fabricantes de turismos, camiones, furgonetas y autobuses con centros de producción en la Unión Europea.

Christian Labrot, presidente de la IRU, manifestó que los camiones autónomos aportarán muchos beneficios a la sociedad, desde ahorros de costes y emisiones hasta una mayor seguridad en carretera.

“Sin embargo, no podemos olvidar que los entregados transportistas de hoy deberán pasar por un reciclaje formativo en un futuro y que debemos seguir atrayendo a profesionales al transporte por carretera. Tenemos que trabajar todos juntos por una transición sin contratiempos hacia la tecnología sin conductor”, dijo

La IRU es la asociación mundial del sector del transporte en carretera y reúne a operadores de camiones, autobuses, autocares y taxis, con miembros y actividades en más de 100 países.

Publicidad
Mostrar más

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: