Global

BIS: la banca y el comercio internacional capearon bien la recesión

La banca y el comercio internacional capearon bien la recesión mundial ocasionada por la pandemia de Covid-19, concluyó el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).

En el segundo trimestre de 2020 se vivió la mayor contracción trimestral de la actividad económica mundial desde la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, según el BIS, para el año en su conjunto, la caída del PIB fue de solo 3.4%, un resultado nefasto en cualquier año normal, pero considerablemente mejor que lo proyectado en el punto álgido de la crisis.

¿Por qué es importante el BIS?: El BIS es un foro de debate y una plataforma de cooperación entre los bancos centrales y otras autoridades financieras en la búsqueda de la estabilidad monetaria y financiera.

Esta cooperación internacional se conoce como el Proceso de Basilea. El Proceso de Basilea gira en torno a dos ejes principales: reuniones periódicas de alto nivel de altos funcionarios monetarios y financieros, y el apoyo del BIS y la colaboración con grupos internacionales que buscan la estabilidad financiera.

En un informe del BIS, se expone además que la preocupación de que la pandemia pudiera asestar un golpe duradero a la integración económica mundial también resultó excesivamente pesimista.

Por ejemplo, el comercio de bienes se recuperó con fuerza después de contraerse casi un 20% a principios del primer semestre de 2020, cuando las interrupciones del suministro causaron estragos en las redes de producción.

Cuando reaparecieron las presiones de oferta a principios de 2021, reflejaron una sólida demanda de bienes como equipos electrónicos y vehículos de motor en lugar de interrupciones en las cadenas de valor globales.

BIS

Sin embargo, el comercio de servicios no se recuperó.

El turismo transfronterizo se vio muy afectado y los viajes aéreos internacionales disminuyeron 74% en 2020.

Mientras tanto, los bancos capearon la recesión sorprendentemente bien.

La mayoría había entrado en la pandemia con balances relativamente sólidos, en gran parte debido a las reformas regulatorias posteriores a la Gran Crisis Financiera.

Las bajas tasas de insolvencia significaron que el impacto en la calidad de los activos se contuvo en relación con la fuerte caída del PIB.

De hecho, la capitalización bancaria aumentó en muchos países en 2020, en parte debido a las restricciones sobre los pagos a los accionistas y una mayor flexibilidad para clasificar los préstamos y aplicar las regulaciones.

Después de disminuir a principios de la pandemia debido al aumento de las provisiones contra pérdidas esperadas, la rentabilidad bancaria se recuperó en los Estados Unidos y algunas economías de la Zona Euro más pequeñas, aunque se mantuvo baja en Europa y Japón.

También el número de bancos con perspectivas de calificación negativas se mantuvo elevado, especialmente en Europa y economías de mercados emergentes fuera de Asia.

Esto reflejó las perspectivas inciertas para las insolvencias corporativas, así como los desafíos persistentes para la rentabilidad bancaria debido a las bajas tasas de interés y la competencia de las empresas de tecnología.

 

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba