Energía

Biocombustibles y etanol en Brasil

A finales de 2017, Brasil estableció la Política Nacional de Biocombustibles (RenovaBio), con el objetivo de contribuir a la descarbonización de la matriz de transporte del Brasil de conformidad con los compromisos contraídos en el marco de la COP21.

Para lograrlo, la Organización Mundial de Comercio (OMC) refiere que el programa tiene en cuenta la relación entre la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Asimismo, el programa se basa en tres instrumentos principales: objetivos anuales de reducción de la intensidad de carbono (CO2/MJ) durante un período mínimo de 10 años; certificación de los biocombustibles en función de su eficiencia en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero; y créditos de descarbonización (CBio).

Biocombustibles

Sobre la base de estos instrumentos, los costos ambientales de la utilización de combustibles fósiles se convierten en ingresos para los productores de biocombustibles, lo que ofrece incentivos de eficiencia para su crecimiento sostenible.

En 2021, el programa evitó la emisión de 24.4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero debido a la comercialización de 24.4 millones de créditos de descarbonización por los distribuidores de combustibles fósiles, con lo que se alcanzó aproximadamente el 98% del objetivo previsto para ese año.

Por otra parte, durante el último quinquenio, Brasil mantuvo su posición como segundo mayor productor y exportador mundial de etanol después de los Estados Unidos, aunque la producción disminuyó 8.6% interanual en 2021, hasta 188.5 millones de barriles, debido a las sequías que afectaron a la cosecha de caña de azúcar.

El promedio de crecimiento anual de la producción de etanol durante el período de 2011-2020 fue de 3.7 por ciento.

Etanol

En 2020, el estado de São Paulo representó 44.8% de la producción nacional, y su participación relativa disminuyó 11.9% con respecto a 2019.

Además, de acuerdo con la OMC, la producción nacional de etanol anhidro fue de 10.3 millones de metros cúbicos en 2020, lo que supone 1.5% menos que en 2019.

El promedio de crecimiento anual de la producción de etanol anhidro durante el período de 2011-2020 fue de 1.7 por ciento.

Al mismo tiempo, la producción de etanol anhidro disminuyó 9.5%, hasta situarse en 22.6 millones de metros cúbicos, equivalentes a 68.8% de la producción nacional de etanol.

El promedio de crecimiento en el período de 2011-2020 fue de 4.7 por ciento.

En general, la industria del combustible de etanol siguió dependiendo de la producción de azúcar, de las ayudas y de la evolución de los precios internacionales del petróleo.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba