AutomotrizAutopartes

México pide a EEUU detalles sobre cómo aumentar el contenido automotriz

pleca

México pedirá a Estados Unidos que detalle su propuesta sobre cómo el sector automotriz podría incrementar el contenido regional a partir de un endurecimiento de las reglas de origen.

Kenneth Smith, jefe técnico de Negociaciones del TLCAN del gobierno mexicano, dijo que esta solicitud sería presentada en la noche de ayer (lunes) o en la mañana de hoy (martes).

Estados Unidos propuso que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen del 100% de las piezas.

En esta arista de la negociación, hay tres opiniones: la del gobierno estadounidense; la de la industria automotriz de México, Estados Unidos y Canadá, con el consenso de que no deben modificarse en ningún modo las reglas de origen actuales del sector, y una posición neutra del gobierno mexicano de escuchar planteamientos de la Casa Blanca sobre cómo reindustrializar América del Norte o, incluso, a Estados Unidos en particular.

Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales (CCENI), dijo que México no había mostrado flexibilidad hasta la tarde de ayer en modificar las reglas de origen en el sentido de la propuesta estadounidense.

México se ha interesado en que el contenido regional en la industria automotriz pueda aumentarse con el traslado de algunas líneas de producción de Asia a América del Norte, sobre todo en cuanto a productos electrónicos y otros componentes de mayor valor agregado.

“Cuando analizamos las reglas de origen de los automóviles que negociamos a principios de la década de 1990, ése automóvil ya no existe hoy. Ahora, 30 o 35% (de su valor) está en una computadora, en los equipos eléctricos. ¿Y dónde se produce eso? En Asia”, ha dicho Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

“Analicemos una política industrial para recuperar cadenas de valor y, seguramente, muchas de ellas son decrecidas en capital y preferirán establecerse de regreso en Estados Unidos”, agregó Guajardo. “Pero son soluciones a través de la expansión del comercio, no de la restricción del comercio”.

La iniciativa de reindustrializar América del Norte de una manera forzada a través de las reglas de origen implicaría plazos para la entrada en vigor de las mismas por varios años, para poder realizar las inversiones requeridas.

Por no invertir en ciertos sectores en investigación y desarrollo, gran parte de las cadenas de valor de la industria electrónica de Estados Unidos migró a Asia desde la década de 1980, lo que ha obligado a los países de América del Norte a flexibilizar las reglas de origen. Un televisor, por ejemplo, poder ser exportado de México a Estados Unidos con menos de 30% de contenido regional.

Según Guajardo, la mejor forma de reducir el déficit comercial de Estados Unidos es incrementado los flujos comerciales regionales, con un plan de reindustrialización, “en todos los sectores que han perdido” desde la década de 1990, lo cual no es un proceso que pueda ocurrir “de la noche a la mañana”.

En los objetivos de negociación del TLCAN, tanto en los originales como en los actualizados, la Casa Blanca no ha incluido un aumento de los aranceles a la importación de productos, por lo que el único instrumento asociado con su intención de reducir el déficit comercial con México y Canadá es el que tiene que ver con las reglas de origen.

Las reglas de origen se refieren al criterio pactado en un tratado de libre comercio para definir cuándo un bien es considerado originario (por su nivel de contenido regional) para gozar de las preferencias arancelarias.

En el sector automotriz, el TLCAN eliminó todas las tarifas de Estados Unidos sobre las importaciones procedentes de México y los aranceles mexicanos sobre los productos estadounidenses y canadienses, siempre y cuando cumplieran con las normas de origen de 62.5% de contenido norteamericano para automóviles, camiones ligeros, motores y transmisiones; y de 60% para otros vehículos y partes de automóviles.

Estados Unidos registró en 2016 el mayor déficit comercial en el sector automotriz con México, por 53,000 millones de dólares, monto que representa 33.1% de todo el saldo comercial negativo de Estados Unidos en esta industria con el mundo.

México exportó productos automotrices al mundo por un valor de 92,464 millones de dólares de enero a septiembre, con una participación de 84% de las dirigidas a Estados Unidos, lo que conlleva un riesgo de alta dependencia.

Tags
Show More

Related Articles

Deja un comentario y te invitamos a visitar nuestras redes sociales

error: Content is protected !!
Close
A %d blogueros les gusta esto: