Industria

ArcelorMittal: acero vs aluminio en los vehículos eléctricos

En la disyuntiva del grado de uso de acero vs aluminio, ArcelorMittal espera que el acero siga siendo el metal dominante de carrocería para el creciente mercado de vehículos electrificados.

En 2020, ArcelorMittal celebró el décimo aniversario de S-in Motion. Este concepto ha demostrado adaptarse a las necesidades cambiantes del mercado automotriz, y sus desarrollos más recientes en 2019 incluyen un catálogo de soluciones para el mercado de vehículos electrificados en auge.

Ya se están implementando los proyectos S-in Motion de la compañía para vehículos híbridos, vehículos eléctricos de batería (VEB)  y paquetes de baterías.

También se ha desarrollado un proyecto específico S-in motion dedicado al chasis de vehículos eléctricos.

Con ello, según ArcelorMittal, se demuestra que las mejores soluciones de acero pueden ser tan ligeras como el aluminio al tiempo que reducen las emisiones de CO2 equivalente hasta en 58 por ciento.

Así que cual es la elección: acero vs aluminio. Los resultados del estudio VEB de ArcelorMittal S-in motion en un vehículo utilitario deportivo demostraron por qué se espera que el acero siga siendo el metal dominante de carrocería para el creciente mercado de vehículos electrificados.

Para la empresa, el acero permitirá a los fabricantes de equipos originales lograr los objetivos de crear vehículos más livianos con mayores rangos de conducción de una manera más rentable.

Acero vs aluminio

Más que nunca, afirma ArcelorMittal, el acero es el material elegido por los clientes de la industria automotriz, ya que combina la capacidad de cumplir con las estrictas expectativas de seguridad de los pasajeros con el mejor precio del mercado.

Dado que se espera que las emisiones totales del ciclo de vida de los VEB disminuyan en comparación con los vehículos con motor de combustión interna, el carbono incorporado de los VEB de la producción de metales y sus impactos al final de su vida útil serán cada vez más relevantes.

Se ha realizado un estudio del Análisis del ciclo de vida (ACV) completo que abarca la producción del vehículo y las fases de final de vida útil en el VEB S-in motion de la empresa.

Llegó a la conclusión de que, si bien el peso ligero aún mejora el rendimiento del ciclo de vida de los VEB, las ganancias en la eficiencia del tren motriz tendrán beneficios mucho mayores.

Los aspectos más sensibles del ciclo de vida de los BEV son la huella ambiental de la producción de baterías y la de la red eléctrica. Los impactos actuales de la producción de baterías son mayores que los de la producción de carrocerías de acero.

Para que los VEB alcancen los objetivos de CO2 legislados, la red eléctrica debe descarbonizarse mucho más rápidamente.

Entre 2000 y 2015, la red se descarbonizó a una tasa de 2 por ciento.

Para que los automóviles grandes cumplan los objetivos de CO2, el progreso deberá triplicarse para 2035.

Análisis del ciclo de vida

ArcelorMittal opera 12 sitios de investigación en todo el mundo y, en 2020, el gasto en I + D de ArcelorMittal fue de 245 millones de dólares (en comparación con 301 millones y 290 millones en 2019 y 2018, respectivamente).

Entre sus iniciativas de I + D, ArcelorMittal ha desarrollado una experiencia de 15 años en ACV, que analiza el impacto medioambiental de los productos durante su producción, uso y eliminación.

En 2020, la compañía realizó un total de 28 estudios de ACV relacionados con los productos de acero y los procesos utilizados para producirlos, todos guiados por la norma correspondiente (ISO 14040-44).

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba