América del NorteComercio

Arancel a autos y autopartes sería contraproducente: USCC

La Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC, por sus siglas en inglés) se opone firmemente a la amenaza de la administración del presidente Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones de automóviles y autopartes en nombre de la seguridad nacional.

La Casa Blanca recibió un informe del Departamento de Comercio sobre si las importaciones de automóviles y autopartes «amenazan con perjudicar la seguridad nacional». Se dice que los funcionarios están considerando la posibilidad de aplicar aranceles del 25% a aproximadamente importaciones de autos y autopartes por un valor anual de 350,000 millones de dólares.

“Si se lleva a cabo esta propuesta, supondría un gran golpe para la misma industria que el gobierno pretende proteger y amenazaría con iniciar una guerra comercial mundial”, dijo John G. Murphy, vicepresidente de Política Internacional de la USCC.

La USCC argumentó en los comentarios presentados antes de la audiencia que la industria automotriz de los Estados Unidos está prosperando y que la gran mayoría de las partes interesadas de la industria no apoyan estas tarifas propuestas.

“Los fabricantes de automóviles y los proveedores de autopartes constituyen el sector manufacturero más grande de Estados Unidos y han experimentado un sólido crecimiento en los últimos años debido en parte a la expansión de las oportunidades comerciales”, agregó Murphy.

De hecho, la producción de automóviles en los Estados Unidos se ha duplicado en la última década, y el sector emplea a casi 8 millones de estadounidenses, casi 50% más de trabajadores estadounidenses que los empleados en 2011, según el American Automotive Policy Council.

Importaciones y política local

También la industria es el mayor exportador de productos manufacturados de Estados Unidos.

Estos beneficios se comparten en todos los estados de la Unión: como lo indica la Alianza de Fabricantes de Automóviles: «Cada estado es un estado automotriz».

El comercio internacional, especialmente pero no exclusivamente dentro de América del Norte, ha fortalecido el sector automotriz de Estados Unidos. La reducción en los costos de producción, posiblemente hecha por las cadenas de suministro globales, ha impulsado la creación de empleos y ha financiado las nóminas para firmas de fabricantes familiares de autopartes a las compañías globales que financian algunos de los presupuestos de I + D más grandes de los Estados Unidos.

De hecho, el acceso a las importaciones ha mejorado la innovación en la industria, ha ampliado la opción de los consumidores y ha permitido a las empresas seguir siendo competitivas a nivel mundial mediante el suministro de insumos específicos del extranjero.

Según Here for America, una coalición que representa a fabricantes de automóviles internacionales, estas firmas con sede en el extranjero han invertido más de 75,000 millones de dólares en operaciones en Estados Unidos, con plantas de fabricación en 14 estados e instalaciones de investigación y desarrollo en 16 estados.

Al hacerlo, generaron 1.29 millones de empleos directos e indirectos en los Estados Unidos con una nómina de empleados directa de 11,300 millones de dólares en 2016.

 

Arancel a autos y autopartes sería contraproducente: USCC

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba