América del NorteComercio
Trend

AMLO y el panel energético del T-MEC

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que el gobierno estadounidense quiere evitar, lo mismo que México, un panel de solución de diferencias por ciertas políticas energéticas realizadas por México.

“Cuando se pensó que iba a haber conflictos por la consulta en materia energética informamos, aclaramos, dimos a conocer nuestro punto de vista y ellos han decidido no dar el paso hacia un panel y se está buscando un acuerdo, que no haya confrontación”, afirmó en conferencia mañanera.

“No tiene caso que yo haga referencia a los que apuestan a la confrontación, siempre salen expertos, internacionalistas que se frotan las manos buscando confrontación, ojalá se serenen, como los de aquí, los opositores, conservadores, que los respetamos mucho, que cuenten hasta 10, respiren profundo antes de lanzarse de nuevo”, dijo López Obrador este viernes en una conferencia en Palacio Nacional.

AMLO

A principios de 2022, un análisis del Congreso estadounidense indicó que las políticas energéticas de López Obrador “han preocupado” a los inversores en energía y a las empresas estadounidenses con gran parte de sus cadenas de suministro en México.

Las decisiones del gobierno de AMLO de detener nuevas subastas en el sector de petróleo y gas, así como en proyectos de energía eólica y solar, sorprendieron a los inversionistas y “pusieron en el limbo a cientos de proyectos existentes”.

El 20 de julio de 2022, Estados Unidos solicitó la celebración de consultas con México en virtud del capítulo de Solución de Controversias del T-MEC, argumentando que varias de las políticas energéticas de México son incompatibles con el T-MEC.

Las medidas impugnadas por Estados Unidos afectan a una amplia gama de recursos y tecnologías energéticas, incluyendo el gas natural, la electricidad, las fuentes renovables como la eólica y la solar, y el combustible diésel. Estados Unidos alega que las medidas en cuestión favorecen a las empresas estatales mexicanas en detrimento de las empresas estadounidenses y de la energía producida en Estados Unidos, violando así los compromisos de México en virtud de los capítulos del T-MEC sobre el acceso al mercado, la inversión y las empresas estatales, además de socavar los objetivos climáticos.

Medidas impugnadas

El Gobierno de Canadá ha declarado que está de acuerdo con la posición de Estados Unidos y ha presentado una solicitud paralela de consultas, cuyo texto aún no es público.

Las acciones de México incluyen, pero no se limitan a, las enmiendas a la ley de electricidad de México que darían prioridad a la distribución de la energía generada por la CFE sobre las fuentes de energía más limpias proporcionadas por los proveedores del sector privado, como la eólica y la solar.

También incluyen los retrasos, las denegaciones y las revocaciones de México de la capacidad de las empresas estadounidenses para operar en el sector energético de México, incluso con respecto a los proyectos de energía renovable.

Según la USTR, estos cambios en las políticas impactan los intereses económicos de Estados Unidos en múltiples sectores y desincentivan la inversión de los proveedores de energía limpia y de las empresas que buscan comprar energía limpia y confiable.

También la USTR argumentó que las políticas de México han cortado en gran medida la inversión estadounidense y de otros países en la infraestructura de energía limpia del país, incluyendo medidas significativas para revertir las reformas que México hizo previamente para cumplir con sus objetivos climáticos bajo el Acuerdo de París.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba