Energía

AMLO regresará al control de los precios de la gasolina

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) plantea que no habrá más “gasolinazos” para el próximo año, un término usado popularmente para definir el aumento de los precios de la gasolina sin control del Estado.

Los precios del combustible se incrementarán conforme se mueva la inflación, anunció Carlos Urzúa, quien se desempeñará como secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Nosotros creemos que no puede haber movimientos abruptos en la gasolina. Estamos pensando en incrementar cada año, por la inflación. En términos reales no se va a incrementar, pero en nominales sí”, dijo en una entrevista por televisión.

“En este momento está controlado el precio de la gasolina, no parece, pero sí, porque el gobierno federal lo que está haciendo es bajar o subir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), es lo mismo que haríamos nosotros”, añadió.

A partir del 30 de noviembre de 2017, los precios de la gasolina y el diésel quedaron liberados en todo el país, luego de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) decidió adelantar la quinta etapa en la flexibilización de ese mercado.

Si bien la reforma energética permitió la inversión de forma inmediata en la mayoría de las actividades del sector de los hidrocarburos, la apertura en algunos casos ha sido gradual.

Por ejemplo, en lo relativo a la comercialización de los hidrocarburos, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) ha designado a Pemex para comercializar los hidrocarburos extraídos mediante contratos.

Pemex tuvo un contrato exclusivo hasta el 31 de diciembre de 2017, el cual no es renovable. A partir de 2018, la comercialización se contrata mediante un proceso de licitación, en el cual puede participar el sector privado.

En lo relativo a la venta de gasolina y diésel al por menor, hasta finales de 2015 las gasolineras operaron solo bajo la marca Pemex; pero a partir de 2016 empezaron a operar bajo cualquier marca, y a abastecerse por medio de Pemex u otro proveedor.

Para fomentar la competencia, la Ley de Hidrocarburos estipula que Pemex debe separar los contratos de franquicia de los contratos de suministro. Asimismo, a partir de 2016, se les permite a las gasolineras rescindir sus contratos de franquicia con Pemex.

Hasta finales de 2015, solo Pemex podía importar gasolina, diésel y Gas LP para ser comercializado. Sin embargo, a partir de 2015, la Sener empezó a otorgar permisos previos a empresas privadas para importar turbosina y desde 2016 para importar petrolíferos.

 

pleca

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba