ÁfricaAmérica del NorteAmérica LatinaAsiaComercioEuropaOceanía

Agenda de la OMC: 5 puntos destacados para 2022

Anabel González, directora general adjunta de la Organización Mundial de Comercio (OMC), describió cinco puntos destacados de la agenda de la OMC para 2022.

Su jerarquización ocurre luego de que la pandemia de Covid-19 ocasionó la suspensión de la 12ª Conferencia Ministerial en 2021. Los siguientes son sus puntos de vistas difundidos a través de su blog en la OMC.

En primer lugar, 2022 debería ser el año en el que los miembros de la OMC den una respuesta comercial y sanitaria a la pandemia, incluso en cuestiones de propiedad intelectual.

El comercio de productos médicos demostró ser un salvavidas para personas de todo el mundo en 2021, pero se necesita más.

Según González, un marco sólido que facilite el comercio de vacunas y equipos médicos críticos y los insumos necesarios para su producción contribuiría en gran medida a salvar vidas, respaldar una recuperación más generalizada y ayudar a prepararse para el futuro con una capacidad de fabricación aumentada y diversificada en todas las regiones.

“Este acuerdo no solo es factible, está a nuestro alcance a principios de año”, dijo.

Agenda de la OMC

En segundo lugar, con la adopción de varias declaraciones ministeriales en diciembre de 2021, los gobiernos encaminaron a la OMC a fortalecer el papel de las normas comerciales en la lucha eficaz contra el cambio climático y el apoyo a los objetivos ambientales, incluso explorando el trabajo en áreas como el comercio de bienes y servicios ambientales, comercio sostenible de plásticos y subsidios a combustibles fósiles, entre otros.

El trabajo en 2022 podría sentar las bases para el lanzamiento de negociaciones plurilaterales en algunas de estas áreas.

Además, y tan pronto como sea posible en el Año Nuevo, los miembros de la OMC deberían concluir la negociación de un acuerdo largamente retrasado para recortar los subsidios pesqueros dañinos.

Desde su perspectiva, hacerlo enviaría una fuerte señal de su compromiso con una agenda de comercio verde y de su capacidad para negociar multilateralmente.

En tercer lugar, sobre la base de un año muy productivo en 2021 y como parte de la agenda de la OMC, más de las dos terceras partes de los Miembros que participan en las negociaciones sobre facilitación de la inversión para el desarrollo se han fijado el objetivo de concluir un acuerdo en 2022 con el objetivo de ayudar a los países a mejorar su clima empresarial y facilitar que los inversores inviertan, gestionen sus negocios y amplíen sus operaciones.

El éxito ayudaría a aprovechar el poder de la inversión extranjera para una recuperación sólida y sostenible.

De manera similar, añadió ella, avanzar en un progreso significativo en las negociaciones plurilaterales sobre comercio electrónico podría ayudar a las pequeñas y medianas empresas en todos los países, desde Senegal hasta Ecuador y Vietnam y más allá, a cosechar los beneficios de participar en el comercio internacional, respaldado por un solo conjunto de reglas y con costos comerciales reducidos.

Subsidios

En cuarto lugar, las preocupaciones sobre los crecientes niveles de apoyo gubernamental que distorsionan los mercados internacionales, junto con la transparencia limitada y las percepciones de injusticia, erosionan el respaldo público al comercio abierto y sofocan la innovación, la competencia y la productividad.

González destacó que se reconoce cada vez más que la revisión y actualización de las reglas de la OMC relacionadas con los subsidios y la intervención estatal en la economía ayudaría a reducir algunas de las fricciones comerciales que están alimentando la incertidumbre y las tensiones geopolíticas.

Las consideraciones fiscales y financieras se suman a la justificación para reforzar las disciplinas y controlar los desembolsos presupuestarios, tanto en el sector industrial como en el agrícola.

“2022 es el año en que los miembros de la OMC deben enmarcar conceptualmente el tema y estructurar una discusión que conduzca a reglas y compromisos revisados ​​en esta área”, comentó.

Finalmente, como parte de la agenda de la OMC, es difícil participar en el negocio de la elaboración de normas sin un sistema de solución de controversias plenamente operativo.

Las normas son tan buenas como su aplicación, por lo que es fundamental restaurar un mecanismo vinculante para resolver los conflictos entre los miembros de la OMC.

Es un tema difícil, sin duda, y tal vez esté relacionado con otros puntos.

Independientemente de las deficiencias del sistema de solución de diferencias de la OMC, es importante tener en cuenta que el sistema ha ayudado a resolver muchos conflictos comerciales y los gobiernos han cumplido en su mayoría con sus fallos.

Todos los miembros de la OMC, incluso los más poderosos entre ellos, están mejor con el sistema que sin él. Y si se necesita un cambio, como sea que sea, 2022 es el momento adecuado para participar seriamente en ese diálogo.

 

Redacción Opportimes

Publicidad
Mostrar más
Botón volver arriba