Jets Privados Jets Privados Toluca
América del NorteComercio

Revelan vigencia del cupo automotriz del TLCAN 2.0

La vigencia del cupo automotriz pactado entre México y Estados Unidos durará mientras el gobierno estadounidense implemente, en su caso, aranceles globales a autos y autopartes.

El 23 de mayo de 2018, el Departamento de Comercio de Estados Unidos inició una investigación de la Sección 232 sobre las importaciones de automóviles y piezas de automóviles en los Estados Unidos.

Si esta investigación determina que estas compras externas amenazan la seguridad nacional de Estados Unidos, el presidente Donald Trump podría tomar medidas para ajustar las importaciones estadounidenses.

El acuerdo permitiría a Estados Unidos establecer aranceles a las importaciones que estén por encima del límite de 2.4 millones de vehículos originarios de México al año.

Ese monto es 40% superior a los automóviles que México vendió a su vecino del norte. En el 2017, casi 1.8 millones de autos ligeros y vehículos utilitarios deportivos (SUV, por su sigla en inglés) fueron exportados a Estados Unidos desde México.

Antecedentes del cupo

Después de una conversación con Trump, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, inició el 23 de mayo una investigación bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, enmendada.

La investigación determinará si las importaciones de automóviles, incluidos SUV, camionetas y camiones livianos y piezas de automóviles en Estados Unidos amenazan con dañar la seguridad nacional tal como se define en la Sección 232. El Secretario Ross envió una carta al Secretario de Defensa James Mattis informándole sobre la investigación.

“Hay evidencia que sugiere que, durante décadas, las importaciones del exterior han erosionado nuestra industria automotriz nacional”, dijo Ross. “El Departamento de Comercio llevará a cabo una investigación exhaustiva, justa y transparente sobre si tales importaciones están debilitando nuestra economía interna y pueden perjudicar la seguridad nacional”, dijo en su momento.

Durante los últimos 20 años, argumentó Ross, las importaciones de vehículos de pasajeros han aumentado de 32% de los automóviles vendidos en los Estados Unidos al 48 por ciento.

De 1990 a 2017, el empleo en la producción de vehículos de motor disminuyó en 22%, a pesar de que los estadounidenses continúan comprando automóviles a niveles récord.

Ahora, según Ross, los fabricantes de vehículos de propiedad estadounidense en los Estados Unidos representan solo el 20% de la investigación y el desarrollo global en el sector del automóvil, y los fabricantes de piezas de automóviles estadounidenses representan solo el 7% en esa industria.

Topan producción

Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía de México, dijo que el cupo negociado por México y Estados Unidos, al que llamó un “seguro automotriz”, no tiene un periodo específico de vigencia, sino que durará, en su caso, mientras esté vigente el arancel global a los autos y autopartes, de conformidad con la Sección 232.

El acuerdo paralelo permitiría además a Estados Unidos fijar aranceles sobre las importaciones de autopartes mexicanas por un valor que supere los 90,000 millones de dólares anuales, por los mismos motivos de seguridad nacional, según las fuentes referidas por Reuters.

Baker dijo que si Estados Unidos impone aranceles globales a los autos y autopartes violaría sus compromisos comerciales internacionales.

 

pleca

Etiquetas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: