Opinión

Circo político: caso Lozoya

Imágenes escandalosas y una disposición a creer que el caso Lozoya es un caso emblemático de la corrupción.

El día de ayer salió a la luz un video grabado por Emilio Lozoya donde está entregando una gran cantidad de dinero en efectivo, en este video no tenemos un rostro emblemático, pero nos puede guiar en dirección al PAN, y aquí tenemos dos variantes de este partido, el del «Pacto por México» y el del «Calderonismo»; en este video parece guiar hacia un PAN del Calderonismo por los posibles implicados, es importante mencionar que este video no forma parte del acervo que tiene la FGR, exhibe más no aclara, además no se investigará. La forma en la que se dio a conocer este video, con todo el trasfondo, nos deja saber que fue un acto meramente político, sin repercusiones reales para nadie, donde el presidente busca llevar nuevamente al terreno de las elecciones el tema de corrupción, ese mismo que desde hace 12 años prometió dejaría de existir si el tomaba el cargo, hoy, en el poder, después de año y medio, el tema sigue siendo el mismo y no es que desprecie que se persigan a todas aquellas personas que llevaron al país a ser un lugar lleno de corrupción, lo que repruebo es que no tengamos información en tiempo real, que se nos dé a conocer la información a cuenta gotas, que nos enseñen lo que quieran que veamos y, sobre todo, me molesta que esto solo se esté usando para generar un circo político.

Estoy a favor de las reformas estructurales, pues creo que tienen muchísimas áreas de oportunidad, me siento decepcionado porque ahora se comprobó que hubo demasiada corrupción, al final, la gran pérdida la tendrán las reformas estructurales. Considero que la consecuencia de todo lo que está sucediendo será una reestructuración de las reformas, la cuestión es que no confío en los cambios que se les puedan realizar, pues ya están encaminadas hacia un buen lugar. Las pruebas que han surgido tienen peso político, pero jurisdiccionalmente no son prueba de nada, ni siquiera se puede demostrar que fueron utilizadas para compra de votos, no habrá tal cosa como un CFDI que diga “por compra de votos en favor de las reformas”, todo se queda en presunción.

Por ahora no existen mecanismos que puedan catalogar a las reformas como inconstitucionales, empezando por los plazos determinados para ello, y el caso Lozoya tampoco puede ser un factor, pues aún no hay fallo de ningún juez, aún no hay pruebas que legalmente sustente el caso cuando este aún está en marcha. Cambiar la constitución es parte de usar políticamente este escándalo y esa es una de las estrategias que ya conocemos del obradorismo.

En la administración de Enrique Peña Nieto, su slogan «Mover a México» significó hacerlo a través de sobornos; espero que los implicados sufran las consecuencias que ameritan, sin embargo, aún como hayan surgido, las reformas estructurales son necesarias para el país.

Publicidad
Donovan Blanco Pavón

Donovan Blanco Pavón

Licenciado en Administración y Piloto Aviador.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: