ComercioAmérica del Norte

Estados Unidos cede en Buy American en el TLCAN

Estados Unidos se retractó de una cláusula relacionada con las políticas de “Compra estadounidense, contrata a estadounidenses” (Buy American, Hire American) en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En las negociaciones, Estados Unidos buscó mayores restricciones sobre la capacidad de las empresas canadienses y mexicanas de acceder al mercado de compras estadounidense.

Su propuesta original pretendió límites al acceso al mercado de Estados Unidos al valor en dólares del acceso a las adquisiciones disponible en Canadá y México.

Dado que el tamaño de los mercados de compras en Canadá y México es sustancialmente menor que en Estados Unidos, esta propuesta, reduciría la cantidad de adquisiciones disponibles para ser ofertadas por firmas canadienses y mexicanas.

De acuerdo con la prensa canadiense, que cita fuentes anónimas, Estados Unidos desistió de esta demanda que habría limitado las capacidades de México y Canadá para presentar ofertas en proyectos de infraestructura del gobierno estadounidense.

Canadá y México, cada uno por igual, se han atribuido el mérito de que Estados Unidos decidiera quitar esta petición en la mesa de negociaciones para actualizar el TLCAN.

En la mesa de negociaciones, Estados Unidos también buscó excluir las compras del gobierno estatal y local del TLCAN, como lo hizo en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés).

Contra la Buy American

Durante el proceso negociador, Canadá no estuvo satisfecho con la aplicación de las políticas de Buy American, especialmente su exclusión de las llamadas adquisiciones gubernamentales “traspasadas”: contratos con licitación pública que utilizan fondos federales.

Busca mayores oportunidades de adquisición, alegando que la cadena de suministro transfronterizo integrado que el TLCAN ha creado, se vería negativamente afectada por políticas locales de compra adicionales.

En las negociaciones, algunas partes interesadas de Estados Unidos sostuvieron que la contratación pública debería beneficiar principalmente a las industrias nacionales.

Las disposiciones estadounidenses comprenden, por ejemplo, proyectos de infraestructura que requieren compras gubernamentales de hierro, acero y productos manufacturados producidos en Estados Unidos.

Estas restricciones no se aplican a productos de países con los que Estados Unidos tiene tratados de libre comercio o países que pertenecen al Acuerdo sobre Contratación Pública (ACP) de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

 

pleca

Publicidad
Tags

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: