Jets Privados Jets Privados Toluca
EmpresasTrasnacionales

Empresas estatales ponen en jaque a la OMC

Las empresas estatales han puesto, en cierta medida, en jaque a la efectividad de las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), de acuerdo con un análisis difundido por el Parlamento de la Unión Europea.

En general, las empresas estatales y las subvenciones son ejemplos de fenómenos que obstaculizan la igualdad de condiciones.

La OMC reconoce que los subsidios pueden distorsionar el comercio internacional y, por lo tanto, permite a sus países miembros, bajo ciertas condiciones, implementar derechos compensatorios (CVD) en tales casos.

Sin embargo, tratar con empresas estatales es más complejo.

El hecho de que una empresa sea propiedad del estado no significa, por definición, que no respeta las reglas del comercio internacional.

Cuando la propiedad estatal le da a una empresa una ventaja económica tal que puede exportar por debajo de los precios normales de mercado, el país importador puede recurrir a medidas de defensa comercial, como aranceles, en respuesta.

Sin embargo, cuando las empresas de estado están muy extendidas en un país y se convierten en actores de la política económica exterior de ese país, las medidas de defensa comercial pueden no ser suficientes y surgen preguntas más fundamentales.

Este ha sido el caso de China en particular en las últimas décadas.

Empresas estatales

Teóricamente, la justificación más convincente para la existencia de empresas estatales es lograr objetivos sociales y/o corregir fallas del mercado.

Como tal, la mayoría de las empresas estatales no necesitan perseguir un objetivo de maximización de beneficios, y a menudo están estrictamente reguladas y evaluadas por el gobierno.

Pero en China las empresas estatales tienen un alcance mucho más amplio y no se establecen sobre la base de corregir las fallas del mercado, sino más bien para cumplir los objetivos del gobierno.

Desde las reformas de fines de la década de 1990, el gobierno chino ha llevado a cabo una serie de iniciativas para reformar las empresas estatales, pero la lógica se ha alejado de la privatización para mejorar la eficiencia y mantener el papel del estado en la producción de bienes y servicios.

Grandes compañías

El objetivo final de la reforma en curso se ha desplazado a la creación de gigantes corporativos que puedan competir a nivel mundial.

Ya el número de empresas incluidas en Forbes Global 2000 de China es más alto que la suma del número de empresas de los principales países de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia, España, Suecia, Países Bajos, Irlanda y Dinamarca) juntas.

Las empresas estatales chinas, ayudadas por los esquemas gubernamentales de apoyo a la política industrial, se han convertido en grandes competidores de las empresas europeas.

En este contexto, la Unión Europea también está tomando medidas para revivir su sector industrial, pero dentro de un marco muy diferente, cuyo objetivo es preservar la competencia y evitar distorsiones.

Por último, el análisis concluye que las empresas estatales en ascenso de China y el apoyo que reciben presentan un desafío al espíritu de competencia de la Unión Europea e, incluso, a su política industrial. Estados Unidos ha sido más explícito en sus críticas a las empresas estatales chinas.

 

pleca

Etiquetas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: