Opinión

¿De felicidad vive un país? PIB e indicadores de bienestar

De acuerdo con estimaciones del Banco de México, el Producto Interno Bruto caerá hasta 8.8% este año. El presidente comenzó una campaña de desprestigio contra el PIB y habló sobre crear un indicador del bienestar como principal instrumento de medición del crecimiento de México.

Cuando se presentó el PIB en 1934, se criticó por ser una medida cuantitativa insuficiente, este es un resumen de la actividad económica que mide:

  • El valor agregado de la producción, no considerando el valor de la producción, es decir, cuánto se agrega y no cuánto se produce; si el valor es positivo, significa desarrollo tecnológico o una mejora en el proceso productivo.
  • Distribución del ingreso entre los trabajadores y el capital. La existencia de esta medición es fundamentada en que, si la economía no tiene ningún tipo de intervención, el capital va a tener la mayor parte del PIB.
  • Cómo se distribuye el ingreso en consumo de hogar, inversión para expansión, gasto de gobierno y exportaciones.

 

En resumen, el PIB trata de decirnos cómo se comporta la economía, es un indicador que puede ser complementado, pero no puede ser sustituido, te platico el porqué.

Existe un acuerdo internacional que utiliza al PIB como medida de desarrollo. El mundo nos mide con respecto al PIB, México lo debe de utilizar y el presidente está obligado a hacer el presupuesto anual de la federación, el presupuesto de ingresos de la federación, el reparto de los recursos a los Estados, lo anterior, con base al PIB.

El PIB no es sustituible, pero puede ser complementado; actualmente existen indicadores del bienestar y desarrollo humano que se utilizan en todo el mundo, entre ellos:

El «índice por una vida mejor» es realizado por la organización de cooperación y desarrollo económico el cual evalúa a 38 países en temas como educación, vivienda, empleo, seguridad, satisfacción, entre otros.

El «Índice de Desarrollo Humano» creado por la ONU, mide el nivel de desarrollo de cada país atendiendo a variables como la esperanza de vida, la educación o el ingreso per cápita, con él se busca pronosticar el desarrollo económico de acuerdo con las condiciones generales del país.

Los resultados de ambos ejemplos mencionados brindan mayor perspectiva al PIB, pero no generan un cambio debido a que México se posiciona en lugares muy similares, así sean indicadores de desarrollo humano o de actividad económica.

Entre los Estados del país existe una clara diferencia de bienestar y desarrollo económico, por ejemplo, en cuanto a PIB per cápita, Monterrey se puede comparar con Valencia, mientras que Chiapas se puede comparar con Etiopía y, si hablamos del Índice de Desarrollo humano, la CDMX es comparable con el Reino Unido y algunos municipios de Oaxaca se pueden comparar también con Etiopía, entonces, los indicadores de bienestar al final tienen una fuerte relación con el PIB.

La pregunta es ¿cómo se hace para incorporar a los segmentos, sectores o regiones rezagadas al éxito de los demás? La respuesta es hacer una economía incluyente, esto implica acciones del gobierno, terminar con privilegios y monopolios. Con mejor distribución del ingreso y más inclusión, tendremos un mejor PIB, es decir, elevar el de los que hoy es más bajo resultará en una mejor cifra para el país. (Se escribe fácil, no lo es)

Sobre la idea del presidente, me preocupa que se haga un índice a la medida para que los números salgan bien, como lo puede ser un índice que mida la felicidad, pues en realidad es un tema muy subjetivo.

Sin datos objetivos, no podemos afirmar resultados positivos o negativos.

Publicidad
Tags

Donovan Blanco Pavón

Licenciado en Administración y Piloto Aviador.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: